Zapatero se despide del Senado lamentando no haber podido reformarlo

  • El presidente del Gobierno subraya en su última comparecencia en la Cámara Alta las dificultades que han impedido convertirla en un foro de representación territorial.

Comentarios 23

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha despedido este martes del Senado, ha subrayado las dificultades que han impedido reformar la Cámara Alta y, al final de su vida parlamentaria activa, ha ratificado el papel de las Cortes como centro de la vida pública en un país democrático. "Es un buen momento histórico para reivindicar las instituciones representativas que nos hemos dado, que nos ha costado defender y que tanto sirven al país", ha subrayado en un debate de guante blanco con el PP en la última sesión de control al Gobierno del pleno del Senado.

Sus broncos rifirrafes con el portavoz del PP en otras sesiones han quedado en el pasado, y Pío García Escudero ha optado por despedir a Zapatero, mostrarle su respeto y desearle suerte. "También le deseo lo mejor; tiene que entender que sólo en el terreno personal, no en el político", le ha respondido Zapatero con una sonrisa.

García Escudero y Zapatero han repasado la actividad del Senado en las dos últimas legislaturas y ambos han hecho votos para que la aplazada reforma de la Cámara -que aspira a convertirse en una verdadera Cámara de representación territorial- pueda ver la luz en el futuro, aunque el presidente del Gobierno no ha sido muy optimista. "Deseo fervientemente que se pueda alcanzar la próxima legislatura; no es fácil", ha señalado recordando las singularidades del modelo autonómico español y de la elección de los senadores y la relación directa de las comunidades con el Ejecutivo.

El portavoz del PP ha reconocido que el clima político no era en su día el adecuado para reformar el Senado, pero ha sido más optimista y ha considerado que la experiencia de las últimas semanas han demostrado que el PP y el PSOE pueden acometer juntos una reforma de la Constitución. Ambos han criticado el formato del debate sobre el Estado de las autonomías, que Zapatero sólo ha celebrado un año como, ha recordado, hizo también su antecesor; "después del primero entendí muy bien al presidente Aznar, por qué sólo había hecho un debate, y me sumé a su precedente", ha bromeado.

García Escudero sí le ha reconocido el "acierto" de acudir al Senado una vez al mes para responder a las preguntas de los senadores, algo que no se hacía en el pasado. Y respecto a la Conferencia de presidentes autonómicos, ha lamentado que no fuera eficaz ni regular, pero ha confiado en que se consolide la próxima legislatura. Zapatero también ha confiado en que, una vez abierto el camino, este foro sea útil en el futuro, a pesar de la tendencia que existe en España a convertir las instituciones en foros de debate político.

El portavoz popular ha recordado los principales ejes de sus debates con Zapatero en estos ocho años, desde el Estatuto de Cataluña hasta la negociación con ETA y la crisis económica, y le ha asegurado que, a pesar de las lógicas discrepancias, siempre le ha merecido el máximo respeto, tanto por su cargo, como personalmente como contrincante político. Ante el anuncio de Zapatero de concluir su vida parlamentaria, le ha deseado lo mejor en su vida personal y familiar; "y que en el futuro pueda conseguir todo aquella que se proponga, mucha suerte".

El presidente del Gobierno le ha agradecido sus palabras y ha reconocido que García Escudero ha sido duro en ocasiones con él, pero lo ha enmarcado en la normalidad del Parlamento y ha aprovechado también la ocasión para trasladar al senador popular su respeto y aprecio. Su intención, ha recordado, siempre ha sido siempre que el Senado tuviera la importancia política e institucional que le otorga la Constitución como órgano de representación territorial. Según sus cifras, ha respondido a 156 preguntas de los senadores y ha intervenido cinco veces en el pleno con motivo de reformas de los estatutos de autonomía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios