Zapatero se ahorra el maquillaje

Comentarios 2

Ha costado, pero al fin la palabreja tabú rompió amarras en sus labios. "En esta crisis, como ustedes quieren que diga, hay gente que no va a pasar ninguna dificultad".

Tiene una uña negra porque se pilló recientemente los dedos con una ventana y a Zapatero ya no parece importarle que la semántica también duela. Adiós eufemismos. Hasta dos veces citó a la bicha. Lógico, teniendo en cuenta la que está cayendo y que él revolotea sin cesar sobre el charco: "Luego dicen que no, pero me paso todo el día hablando de economía". Desde luego, ése fue prácticamente el monotema de la entrevista que le hicieron anoche en Antena 3 al flamante líder socialista, que lanzó un mensaje de esperanza ante la dura coyuntura porque lo que tiene muy claro es que la tarea del presidente del Gobierno es repartir incienso.

El papel de pájaro de mal agüero se lo deja al PP, al que advirtió que "con pesimismo y fatalismo no se crea trabajo". Y a los más débiles, un mensaje reparador: las políticas sociales no corren alguno peligro en este vendaval. Hay que salvar los muebles y habrá que apretarse el cinturón. Adiós superávit, hola déficit público. Pero pensionistas, becarios, dependientes y asalariados pueden respirar tranquilos, según ZP, con la seguridad de que sus prestaciones no corren peligro.

Zapatero negó la mayor, las acusaciones de que se escuda en reformas -aborto, eutanasia, voto inmigrante- que "a nadie le importan", según el PP, y que no sirven para pagar las hipotecas. Cosas de la demagogia. En cuanto a la más espinosa de las propuestas que salieron del reciente congreso del PSOE, la reforma del aborto, admitió que "una de las posibilidades más factibles" es la de ir a una ley de plazos. Más contemporizador aún se mostró sobre la ruta de la laicidad, aunque dejó claro, por si alguien lo dudaba, que la casilla de la Iglesia no la señala en su declaración del IRPF.

Al final de la entrevista, la genialidad: le regalaron un disco de su grupo favorito, Supertramp, con el título de ¿Crisis, qué crisis? Seguro que lo escucha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios