demografía

Andalucía pierde 1.614 habitantes hasta junio por más muertes que nacimientos

  • Las 37.081 personas fallecidas en los seis primeros meses han superado a los 35.467 nacidos

Dos señoras ante varias tumbas en el cementerio de San Fernando. Dos señoras ante varias tumbas en el cementerio de San Fernando.

Dos señoras ante varias tumbas en el cementerio de San Fernando. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 1

Andalucía ha perdido 1.614 habitantes en el primer semestre de este año ya que las 37.081 personas fallecidas en los seis primeros meses han superado a los 35.467 nacidos, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este saldo vegetativo negativo de Andalucía durante la primera mitad de este año contrasta con los 2.585 habitantes que ganó en el mismo periodo del año anterior, en el que los 38.317 nacimientos superaron a las 35.732 defunciones en la comunidad autónoma.

A nivel porcentual, el aumento del 3,8 por ciento del número de fallecimientos registrado en Andalucía durante el primer semestre de este año contrasta con la bajada del 7,4 por ciento en el número de nacimientos.

Los fallecimientos aumentaron más a nivel nacional, con una subida interanual del 4,5 por ciento, siete décimas por encima del incremento de Andalucía, mientras que los nacimientos bajaron en España el 6,3 por ciento, 1,1 puntos menos que la bajada registrada en la comunidad autónoma.

Por comunidades, el número de nacimientos disminuyó durante la primera mitad del año en todas las autonomías y en la ciudad autónoma de Ceuta y sólo aumentó en Melilla (1,2%).

Castilla y León (-9,4%), Castilla-La Mancha (-8,2%) y Madrid (-7,9%) registraron los mayores descensos en el número de nacimientos.

Mientras tanto, el número de defunciones aumentó en todas las comunidades, con mayores repuntes en la ciudad autónoma de Ceuta (11,3%), Aragón (9,3 %), La Rioja (7,1%) y Castilla y León (7%).

El saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) sólo fue positivo en tres comunidades: Madrid (5.163), Murcia (1.327) y Baleares (301), así como en Melilla (418) y Ceuta (184).

Galicia tuvo el saldo vegetativo negativo más elevado (-7.942 personas), seguida de Castilla y León (-7.906) y Comunidad Valenciana (-3.935).

Respecto al número de matrimonios, solamente aumentó en País Vasco (3,9%) durante el primer semestre de 2017, en tanto que la ciudad autónoma de Ceuta (-18%), Murcia (-15,1%) y Melilla (-12,2%) presentaron las mayores caídas.

Los canarios son los que más tarde se casan de media, a los 35,29 años; los madrileños los que tienen mayor esperanza de vida, 84,54 años, y los murcianos los que presentan una mayor tasa bruta de natalidad, de 10,57.

Son datos provisionales que se recogen en el informe sobre el movimiento natural de la población (nacimientos, defunciones y matrimonios) del primer semestre de 2017 que hoy publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el primer semestre de este año el número de nacimientos se redujo un 6,3%, mientras que el de defunciones aumentó un 4,5%, de acuerdo con estos datos, que señalan que el crecimiento vegetativo de la población presenta un saldo negativo de 32.132 personas durante la primera mitad del año.

Aparte de estos datos provisionales del primer semestre de 2017, el INE ha dado a conocer hoy las cifras definitivas del ejercicio de 2016 en cuanto a tasa bruta de natalidad, de mortalidad y de nupcialidad, así como la edad media al primer matrimonio y la esperanza de vida, desglosado por comunidades.

La tasa bruta de natalidad fue de 8,80 de media, que superaron con creces la comunidad de Murcia (10,57) y las ciudades autónomas de Ceuta (12,51) y Melilla (17,19).

Frente a esos datos, Castilla y León (6,82) y Galicia (7,03) tuvieron la tasa más baja de natalidad. Asturias registró la mayor tasa de mortalidad (12,73) y Baleares, la menor (6,94), aunque la comunidad insular certificó, en cambio, la mayor tasa de mortalidad infantil (3,30), así como Melilla (6,18).

El INE ha dejado constancia asimismo del interés de los españoles por casarse con cifras que apuntan a que la mayor tasa de nupcialidad se da en Baleares (4,16) y, la menor, en Castilla y León (3,09). Del mismo modo, destacan por los casamientos las ciudades autónomas de Ceuta (5,87) y Melilla (4,70).

También ceutíes y melillenses son los que antes se casan (a los 31,23 y a los 30,81 años, respectivamente), más jóvenes que los murcianos (a los 32,76 años). Los canarios, en cambio, esperan a los 35,29 años de promedio para contraer matrimonio.

Quienes más hijos tienen son los murcianos y los navarros, así como los ceutíes y melillenses, y, los que menos, los asturianos y los canarios.

Son los vascos los que tienen hijos a una edad más tardía, a los 32,84 años de media, y los murcianos, los más jóvenes en ser padres, a los 31,22, aunque en esto les adelantan los residentes en Ceuta y Melilla, que rondan los 30.

Madrid es la comunidad con la esperanza de vida más alta, hasta los 84,54 años de media, por delante de Navarra (83,83) y Castilla y León (83,82), mientras que, en el lado opuesto se sitúa Andalucía (81,85), así como Ceuta (80,73) y Melilla (80,49).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios