ETA entra en campaña en Bergara

  • La banda emplea un explosivo inédito de alto poder destructivo para su primer atentado del año

Primer atentado etarra del año. Una bomba compuesta por unos 15 kilos de amonitol repartidos en dos mochilas estalló en la madrugada del viernes a las puertas de los Juzgados de Bergara (Guipúzcoa). No hubo heridos, pero sí cuantiosos daños materiales.

La organización terrorista ha elegido un municipio gobernado por ANV y donde ya había actuado en otras cinco ocasiones para su primer atentado del año. Según constataron las grabaciones de las cámaras de seguridad del juzgado, fue hacia las doce menos veinte de la medianoche del jueves al viernes cuando un individuo joven, que cubría su rostro con una capucha, depositó dos mochilas junto a la puerta del edificio y abandonó el lugar rápidamente. Ocho minutos más tarde, a las 23,48, una patrulla de seguridad ciudadana de la Policía vasca que realizaba la ronda por la zona, detectó la presencia de los dos bultos sospechosos y dio la voz de alarma. De inmediato estableció un cordón de seguridad, al que poco después se sumaron otras patrullas de la Ertzaintza, para impedir que ninguna persona se aproximara al edificio ya totalmente desalojado.

Cuando pasaban dos minutos de la medianoche se recibió una llamada telefónica en las dependencias del parque de bomberos de Oñate en la que una voz grabada informaba de la próxima explosión del artefacto. Los bomberos dedujeron, pese a la baja calidad de la grabación, que la explosión se produciría a las doce y media de la noche.

Fue diez minutos antes, a las doce y veinte, cuando las dos mochilas estallaron causando importantes desperfectos en la sede del juzgado, especialmente en la fachada, en comercios y coches cercanos. La explosión no afectó al sistema informático por lo que los juzgados abrirán hoy sus puertas al público.

El artefacto estaba compuesto por quince kilos de amonitol, una mezcla de amosal y nitrometano, explosivo de alto poder destructivo nunca antes utilizado por ETA, informaron a Efe fuentes de la investigación. Las Fuerzas de Seguridad tienen la certeza de que el nitrometano, que tiene un "efecto multiplicador" en los artefactos explosivos, procede del robo que ETA cometió en octubre en Francia. Esta nueva sustancia fue detectada también en el barril de cerveza cargado con 35 kilos de explosivo encontrado el 31 de enero en la localidad vizcaína de Guecho. El nitrometano, utilizado como combustible en aeromodelismo, fue supuestamente empleado en 1995 en un atentado en Oklahoma City (EEUU) en el que murieron 168 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios