Algarrobico, símbolo de la destrucción del litoral

l Gritos de "demolición" se escucharon ayer en la movilización convocada por Greenpeace, Ecologistas en Acción, Salvemos Mojácar y Amigos de La Alcazaba y que tuvo una contramanifestación de casi un centenar de vecinos de Carboneras que prefieren que el macrohotel, construido en pleno corazón del parque natural siga en pie. Los activistas de Greenpeace llevan tres días instalados en el edificio, en el que desplegaron un gran pancarta que pide celeridad en el derribo, y han recogido más de 15.000 firmas a través de una oficina virtual. Los manifestantes lanzaron "farolillos" biodegradablas al aire bajo una simbólica bola de demolición, colgada de una grúa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios