La crisis hunde la confianza del consumidor a un mínimo histórico

  • El índice del ICO acumula una caída de 41 puntos en un año y de 4,7 enteros en junio

El pesimismo sobre la evolución del precio del barril de crudo, el Índice de Precios al Consumo (IPC), los tipos de interés, el ahorro y el consumo redujeron en 4,7 puntos la confianza del consumidor en junio, hasta los 51,7, el nivel más bajo desde el inicio de la serie, en septiembre de 2004, según el indicador difundido ayer por el Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO).

Según indicó el presidente del ICO, Aurelio Martínez, es el menor dato desde septiembre porque el ICO no dispone de datos anteriores a ese año, lo que supone un hándicap porque no se pueden comparar con un periodo de desaceleración económica como el actual.

Así, este indicador ha descendido por cuarto mes consecutivo debido al retroceso de sus dos indicadores parciales, principalmente el que refleja la opinión de los encuestados respecto a la situación actual, que cayó 5,4 puntos por la peor percepción sobre la situación de la economía familiar, así como de la economía española y, en menor medida, del empleo.

Por su parte, el indicador de expectativas retrocedió 4,1 puntos en junio, lo que demuestra que las expectativas de los consumidores para los próximos meses son mejores que la opinión sobre la evolución reciente, con una diferencia de los indicadores parciales muy cercana al máximo registrado el pasado mes de febrero.

En comparación con el trimestre anterior, el indicador del segundo trimestre ha disminuido 16,3 puntos, hasta situarse 57,3 puntos, manteniendo así la tendencia decreciente observada desde julio-septiembre de 2007. En los últimos doce meses, la confianza del consumidor descendió en 41 puntos.

Según el ICO, el deterioro de la confianza de los consumidores parece reflejar el actual momento económico de incertidumbre derivado de la crisis financiera y el encarecimiento del precio del crudo, que está traduciéndose en un aumento de los tipos de interés, de la inflación y en un menor dinamismo de la actividad económica.

Así, este empeoramiento del ánimo probablemente anticipe que la desaceleración del consumo privado continuará en el próximo trimestre, incidiendo en un menor avance del PIB en dicho periodo.

El presidente del ICO reconoció que la mayor pérdida de confianza se ha producido entre el colectivo de los más jóvenes, lo que no es habitual, y apuntó a que podría estar relacionado con el empeoramiento del mercado laboral y el difícil acceso a la vivienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios