Pulido avisa que defenderá sin límite el patrimonio de Cajasol

  • La entidad ha pedido a la Fiscalía Anticorrupción que investigue la gestión de José María Bueno Lidón cuando era presidente de El Monte.

El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, advirtió ayer que “irá hasta donde tenga que ir para defender los intereses de la entidad”, en referencia al envío a la Fiscalía Anticorrupción de documentación para que investigue supuestas irregularidades en la gestión de su antecesor en la presidencia de El Monte, José María Bueno Lidón. Esta medida, sobre cuya admisión a trámite aún no se ha pronunciado el Ministerio Público, recibió el visto bueno del consejo de administración de Cajasol en marzo de 2007, después de que un informe del Banco de España detectara anomalías en ocho operaciones realizadas por El Monte entre 2004 y 2005.

De acuerdo con el informe, en el que el organismo supervisor también exigía la depuración de responsabilidades, El Monte habría vendido tres de sus participaciones empresariales a un precio inferior al real, tomando como referencia una información “engañosa” facilitada por los responsables del grupo empresarial.

Cuando Pulido se hizo cargo de la presidencia de esa caja de ahorros, en verano de 2006, encargó una auditoría a PwC y un informe jurídico a Garrigues, para depurar esas responsabilidades. De ahí que no sólo se haya llevado a los tribunales la gestión de Bueno Lidón –también demandado por la vía civil–, sino además la de otros ejecutivos, como José Selfa, entonces director de participadas de El Monte. 

Pulido dio ayer por “prácticamente finalizada” la interposición de denuncias por las irregularidades detectadas y la posible existencia de un quebranto patrimonial y aseguró que existe una “absoluta normalidad” en las relaciones con el Banco de España. Asimismo, insistió en la confidencialidad de estas informaciones. De hecho, en la caja existe bastante malestar y se están haciendo averiguaciones para saber quién las ha estado filtrando a los medios.

Fuentes del consejo de Cajasol insistieron ayer en que ya se han llevado a cabo casi todas las medidas exigidas por el Banco de España, entre las que no figuraba ninguna relativa a la actual directora general gerente, María Luisa Lombardero. Reconocieron, no obstante, que su papel en todo el proceso ha sido complicado: llegó a la caja de la mano de Bueno Lidón y, aunque denunció determinadas actuaciones ante el Banco de España, también se aprobaron las operaciones anómalas bajo su mandato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios