fútbol Arcos CF-UD Los Barrios (0-3) / Algeciras CF-CD Cabecense (1-1) / Real Balompédica Linense-Lorca Deportiva (2-0) / CD San Roque-CD Pozoblanco (0-1)

olimpismo lJuegos de 2020

La sede, una carrera entre magullados

  • Madrid deberá luchar con cinco ciudades más, entre las que destaca la candidatura de Estambul

Son más de las esperadas, pero llegan también más golpeadas de lo previsto: la carrera que se inició oficialmente ayer por la sede de los Juegos Olímpicos de 2020 es muy distinta a las anteriores.

De las seis candidatas -Madrid, Roma, Doha, Estambul, Tokio y Bakú-, prácticamente no hay ninguna que no tenga problemas importantes, que van desde serias dificultades económicas a otras de imagen, pasando por la crisis nuclear que acaba de sufrir Japón.

El panorama no es sencillo, pero el Comité Olímpico Internacional (COI) prefiere poner el acento en lo positivo e incluso se apunta que haya tantos países interesados en la sede de los Juegos 2020 refleja el gran alcance del movimiento olímpico".

¿Significa esto que es el turno de Europa, sobre todo tras la renuncia de Estados Unidos a presentar candidatas? El COI considera que no necesariamente debe verse así. "No existe una rotación automática de los continentes. La parte técnica de las candidaturas de Río, Sochi y Pyeongchang era excelente", se asegura dentro del COI.

La carrera, entonces, situaría a las seis candidatas en igualdad de condiciones. Y, si se mira con atención, podría decirse que de malas condiciones.

Es el caso de Madrid, en una situación muy paradójica: tras dos buenas candidaturas que compitieron con posibilidades hasta el final, tiene más del 80 por ciento de sus instalaciones terminadas. Pero su nuevo intento llega en medio de una profunda crisis económica que golpea al país con especial saña, y con una sociedad cada vez más molesta con sus políticos. Muchos consideran a Madrid 2020 un lujo absurdo en medio de la crisis.

Roma tampoco está mucho mejor. Italia atraviesa una crisis que combina ingredientes parecidos a los de España, con el añadido de que el tráfico de la ciudad eterna es un dolor de cabeza, y que su capacidad organizativa no siempre salió bien parada en los últimos años.

Para Doha, representante de los nuevos mundos a los que se viene abriendo el COI, tampoco será sencillo. La elección de Qatar como sede del Mundial de fútbol de 2022, la polémica por presunta corrupción, y las altísimas temperaturas hacen difícil pensar que el prudente club olímpico se arriesgue a elegirla. El caso de Bakú es incluso peor. Capital de Azerbaiyán, país ubicado en una zona volátil y violenta de Asia, su candidatura es testimonial.

Quizás es Estambul la que pueda sorprender, con la ventaja de ser los primeros Juegos disputados simultáneamente en Asia y Europa, pero los turcos tendrán que remontar la mala impresión que dejaron con sus experiencias anteriores.

Lo de Tokio pasa por otro lado. Nadie duda de la eficiencia japonesa, pero tras el desastre de Fukushima, con una contaminación nuclear que aún no termina de conocerse en su dimensión real, muchos miembros del COI y muchos deportistas podrían ser reacios a ir al país del sol naciente.

Quién gana la carrera de magullados es algo que se sabrá el 7 de septiembre de 2013 durante la asamblea general de Buenos Aires. Será el último acto de Rogge, el hito final que deje para marcarle el camino a su sucesor tras dos años inciertos por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios