La directiva del Algeciras se retracta y sigue en el cargo

  • Manolo Pascual culpa al concejal de Deportes de la 'guerra' abierta a raíz del pésimo estado del campo. El presidente y Verdejo amenazan con ir a jugar a otra ciudad

Comentarios 5

La directiva del Algeciras Club de Fútbol dio marcha atrás ayer a su intención de dimitir, cosa que ocurrió la medianoche del martes al miércoles debido a la crisis abierta entre club y autoridades municipales por el mantenimiento del césped del Nuev o Mirador. El presidente algecirista, Manolo Pascual, se retractó públicamente en una nota de prensa y después volvió a cargar duramente contra el Ayuntamiento y en especial contra el concejal de Deportes, Julio Martínez Fírvida.

"No voy a dimitir mientras tenga el apoyo de Miguel Ángel Verdejo", reseñó Pascual por escrito y a viva voz luego, pero continuó: "Si el Ayuntamiento y el señor concejal de Deportes no están por la labor de ayudar y siguen metiéndose con Miguel Ángel Verdejo (patrocinador del club) y con nosotros, yo me iría, pero sólo yo, no mi junta directiva", matizó. "Porque qué hago yo aquí si verdaderamente estamos entrando en una guerra que ellos han levantado otra vez (por el consistorio). La prueba es el estado del césped que cualquiera lo puede ver, no es una mentira de Manolo Pascual, es real", explicó.

El dirigente acusó a Fírvida no de facilitar los productos para cuidar el césped. "Este señor ordenó al patronato que no nos dieran nada", dijo. "Volví a hablar con él (por Fírvida) y me dio vergüenza que dijera que los tres millones que Verdejo ha prometido que los ponga. Eso no es cosa de un concejal de Deportes pero esto sí es un campo municipal", prosiguió.

Pascual desveló que otros clubes se han ofrecido para prestar sus instalaciones. "Ya tenemos campos que se nos han ofrecido para poder entrenar y jugar. Yo no voy a meter a los jugadores en el patatal ese. Después nos quieren echar la culpa a nosotros de cosas que han hecho mal otras personas", subrayó.

"Si tenemos que irnos a jugar a otro sitio, pues con el consentimiento de los socios, nos iremos a otro sitio, en el campo de la Real Balompédica, en Los Cortijillos o en cualquier otro campo".

Verdejo intervino para apoyar al presidente. "El Algeciras no va a desaparecer y nos iremos a jugar a donde haga falta".

La indignación de Pascual fue a más: "Yo por el Algeciras lo doy todo pero no me voy a bajar los pantalones ante un señor que me está diciendo que ponga el dinero de Miguel Ángel Verdejo. Verdejo está aquí para salvar al club, para pagarle a los jugadores y a los empleados legalmente pero no para regar el campo y tener el césped en condiciones", replicó.

"Se hizo un convenio por el que ellos se iban a hacer cargo del mantenimiento del campo en lugar de ingresarnos el dinero".

"Está mareando la perdiz para que otra vez vayamos a las mismas, pero nadie me va a quitar a mí de que esto siga adelante mientras tenga el apoyo de Verdejo y de mi directiva. Esto saldrá adelante con el alcalde en contra, con el concejal en contra o lo que sea", apostilló Pascual, que también desveló "un encuentro de los anteriores capitanes, Montes y Fírvida para echar a Verdejo la primera vez". El presidente se quejó de que el club aún arrastra "la deuda de los intereses de la prima de 90.000 euros del último ascenso".

"Ya está bien. Que nos deje trabajar tranquilos. El Algeciras es una entidad que está por encima de todos nosotros. Más no pido", solicitó Pascual.

"Vamos a seguir los cuatro años que nos quedan o hasta que subamos a Segunda A. El socio puede estar tranquilo", acabó Verdejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios