Portugal, otro rival para que la máquina siga engrasándose

La selección española tendrá como objetivo ante Portugal (14:15, La Sexta), el rival más débil del grupo A del Europeo 2011, seguir engrasando una maquinaria que en el debut pareció no funcionar a pleno rendimiento aún y no gastar más energías de lo necesario desde el respeto y la humildad.

Si algo aprendieron los pupilos de Sergio scariolo en estos últimos años, algo reafirmado en el estreno frente a Polonia, es no dejarse llevar por la teórica superioridad y a respetar a todos los rivales. El técnico italiano no ha dejado de recordarlo durante toda la preparación para intentar evitar problemas parecidos a los del Europeo de Polonia de hace dos años, cuando España estuvo cerca de irse a casa antes de los cuartos de final. A partir de ahí, quizá cuando engrasó la máquina, arrasó.

Portugal, que se clasificó a última hora en el Preeuropeo, tiene en su haber el llegar perfectamente rodado y en un pico de forma óptimo. En su contra, todo lo demás. De hecho, en su estreno frente a Turquía apenas inquietaron al actual subcampeón del mundo, que jugó todo el encuentro con el freno de mano echado. La selección española es muy superior en cualquier aspecto del juego. Por puestos, por jugadores, por estadísticas, por historial y por cualquier otra circunstancia, las diferencias son abismales.

En estas circunstancias el seleccionador español rotará a sus hombres y otorgará minutos al banquillo, buscando engrasar la maquinaria del equipo y no hacer esfuerzos innecesarios en un campeonato largo y exigente como el lituano.

"Ya nos hemos quitado los nervios del primer partido, así es que espero poder sumar una nueva victoria mañana" (ante Portugal), dijo Sergio Scariolo, entrenador de la selección española, al término del partido ante Polonia.

Sin ninguna estrella de altura europea y sin ningún siete pies (2,10 metros) en su plantilla, Portugal, cuyo único objetivo es no acabar última del grupo, tratará de aferrarse al rendimiento de Carlos Andrade, un alero de 1,97 metros muy atlético que ejerce de timonel del equipo, aunque no sea demasiado efectivo y constante en el lanzamiento exterior. Bajo canasta Joao Santos y Miguel Miranda tratarán de frenar a los pívots españoles y aprovechar su lanzamiento de media distancia para despejar un poco la pintura de la zona bajo el aro.

Por lo que a Rudy Fernández se refiere, se confía en que el brote alérgico, que sintió al término del primer cuarto del partido contra Polonia, remita y que pueda jugar ante Portugal. Al no ser un problema nuevo, el escolta está siendo tratado desde el mismo momento en que comenzaron los problemas respiratorios y todos confían en que pueda jugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios