Pau Gasol ilumina un agónico estreno

  • Sufrimiento España debuta con un ajustado triunfo contra Polonia tras ir ganando por 17 puntos Colaboración Navarro y el ala-pívot de los Lakers, claves al final

Pau Gasol (29 puntos), bien secundado por Navarro (23), iluminó la senda de la primera victoria de España en el Eurobásket ante Polonia por 83-78, en un partido incómodo para los jugadores de Sergio Scariolo que pudo haber tenido un final muy negativo. El ala-pívot de los Lakers fue el faro guía tanto al principio -con once de los primeros 13 puntos del equipo- como en un final en el que el combinado nacional sufrió más de lo esperado.

No comenzó la selección con el mejor de su juego. Aunque puso intensidad en defensa y ganas en ataque, varios fallos puntuales dejaron en entredicho la fiabilidad atrás y la falta de acierto en el tiro dejó a Pau Gasol como única fuente de puntuación. Claro que el catalán se bastó para llevar al equipo en volandas en un estreno agónico, pero, al fin y al cabo, victorioso.

De Polonia, además de voluntad, habría que destacar a Kelati, un exponente claro de lo mal que lo puede pasar España ante un alero anotador y capaz de postear. La defensa de Llull, Navarro o San Emeterio, todos más bajos que él, no fue suficiente para frenarle. La salida de Claver arregló por momentos el problema, aunque Scariolo no contempla esta opción como algo habitual.

Sin mayores problemas y con momentos, incluso, brillantes, España despachó el primer cuarto con un 22-15 y la sensación de que, pese a sus problemas, era muy superior a su rival. Con el banquillo ya de protagonista en cancha, Polonia volvió a acercarse en el marcador, en la salida del segundo acto ( 22-19), pero un parcial de 7-0 en un visto y no visto puso de nuevo las cosas en su sitio. La máxima renta, 40-25, llegó en el minuto 16 y también la idea de que Polonia se rendía. Rudy Fernández, aquejado de un problema alérgico (ronchas en la piel), se quedaba en el banquillo para no jugar más.

Una defensa zonal, primero, y otra individual mucho más estrecha permitió al conjunto polaco mantener la diferencia en el marcador durante el tercer cuarto (61-52), aprovechando que los de Scariolo atacaban sin fluidez ni variedad. Así las cosas, España, lejos de cerrar el partido, entró en el último cuarto con el miedo en el cuerpo. Polonia se ponía a seis puntos (63-57), a ocho minutos para el final.

Un triple de Pau Gasol fue el bálsamo momentáneo, pero el equipo español siguió navegando en aguas turbulentas con un estrecho marcador. Tras dominar por 17 puntos (42-25), con dos minutos por delante el 73-69 del marcador invitaba a la sorpresa. Apareció entonces Navarro para dar un respiro con otro triple, pero Polonia estaba muy viva y golpeó acto seguido con la misma moneda y se acercó a tres puntos a falta de un minuto (77-74), y a dos (80-78) a falta de 16 segundos. Por fortuna, al capitán del Barça no le tembló la mano desde la personal en el último momento y consiguió que España debutase con una agónica victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios