fútbol copa del rey

Mestalla tiene semifinal

  • El Valencia hace valer su buen nivel defensivo y logra salir vivo del Camp Nou, donde el Barça consigue una renta mínima

  • Luis Suárez, goleador frente a un rival que busca los espacios

Vietto trata de impedir la salida limpia de balón del defensa barcelonista Umtiti. Vietto trata de impedir la salida limpia de balón del defensa barcelonista Umtiti.

Vietto trata de impedir la salida limpia de balón del defensa barcelonista Umtiti. / enric fontcuberta / efe

El Barcelona se lleva una mínima ventaja a Mestalla después de derrotar por un gol de Luis Suárez a un Valencia muy defensivo que en el segundo tiempo se estiró pero sin fortuna, aunque tuvo un ocasión inmejorable en el minuto 89.

Un Barça dominante y abusivo con el balón intentó ante un conservador Valencia llevar el peso del partido y traducirlo en goles, pero acabó haciéndole cosquillas, ya que en los primeros 45 minutos Jaume Doménech vivió en su área sin excesivo peligro.

Santi Mina tuvo el empate casi al final, pero Cillessen estuvo atento en su salida

El partido tenía una dinámica clara desde el primer minuto: el balón iba a ser del Barça y los espacios, del Valencia. El equipo de Marcelino García Toral lo fió todo a cerrar los pasillos interiores y a que el cuarteto formado por Andreas, Parejo, Coquelin y Soler impidiesen en el centro del campo que su rival no se sintiese cómodo. Y lo logró. A pesar del ímpetu azulgrana y las ganas de llegar con la máxima celeridad al primer gol, su fútbol fue perdiendo fuerza, se volvió cada vez más previsible y a pesar de que el balón merodeó con relativa facilidad las inmediaciones del área valencianista, casi nunca fue en ventaja para los rematadores. De hecho, el Barça olvidó la faceta de rematar de lejos.

Mientras en ataque el Barcelona se iba desdibujando, la retaguardia no perdió la concentración en los escasos arrebatos del equipo valenciano, que a punto estuvo de sacar petróleo en un balón en el que Umtiti se confió mientras lo protegía, y acabó en un córner infructuoso. Rubén Vezo tuvo dos buenas intervenciones al cortar sendas pelotas. En el minuto 14, se anticipó a un balón que iba a recibir Suárez y que acabó en córner y un disparo alto de Aleix Vidal, y en el 24 se lanzó al suelo para neutralizar una jugada que podría haber habilitado a Suárez, a pase de Messi, para quedarse solo ante Jaume.

El momento más incisivo del Barcelona llegó en el minuto 39, en una acción que acabó con un centrochut de Jordi Alba, cuyo balón se paseó por delante de la meta y con Luis Suárez echándose al suelo para desviarlo a gol, sin acierto.

El instante del Valencia llegó en el minuto de añadido, cuando tuvo presencia por primera vez en el campo del Barça y acabó con Martín Montoya conectando un duro disparo que salió desviado.

El Valencia salió más descarado en el segundo tiempo y tras una primera parte echado atrás, en este acto dio un paso adelante, aunque la primera acción de gol la elaboró el Barcelona, en los pies de Messi, quien tras hacer un eslalon hacia la izquierda lanzó un duro disparo que acabó en el lateral de la meta visitante.

En el minuto 51 se produjo el primer disparo entre los tres palos por parte valencianista, cuando Parejo lo intentó en una acción que Cillessen atrapó en el suelo. Al Barcelona le aparecieron los espacios, pero no estaba preciso ni veloz, y en las pérdidas el Valencia no disimuló que había cambiado el talante y que iba a por un gol.

Tras sacar un balón envenenado Coquelin, en una falta de Messi, Maksimovic, que había entrado en el 46, realizó una cabalgada por la banda izquierda y su centró lo neutralizó un Piqué que evitó males mayores dentro del área culé.

El partido estaba para el que más pausa tuviese, ya que se había entrado en una fase de dominio alterno, y el balón llegó a Messi, quien se lo echó hasta la línea de fondo y se lo envió a un Luis Suárez que, en el otro palo y después de que Jaume lo rozase, conectó un certero remate de cabeza (1-0, min. 67).

El Barcelona encajó al Valencia en el área y los de Marcelino vivieron momentos de mucho apuro, hasta que las líneas defensivas lograron recomponerse, aunque el cansancio ya hacía mella y a los azulgrana les costaba cada vez menos llevar peligro a la meta de Doménech. En uno de los muchos saques de esquina que lanzó el Barça, Alcácer obligó a Jaume a provocar un nuevo saque de esquina.

El Valencia no se acoquinó y Santi Mina la tuvo en una de las últimas acciones del partido, pero Cillessen debió salir fuera del área para enviar a córner el balón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios