Emery, el triunfo de la pizarra

  • El recién ascendido Almería resalta la importancia de la estrategia con su victoria ante el líder · Con apenas 16 jugadores, está a un paso de lograr la permanencia

Una brillante victoria ante el líder de la competición ha catapultado al Almería a la primera plana en España y en Europa, donde hasta el pasado fin de semana era un auténtico desconocido. El aguerrido combinado rojiblanco se ha convertido, por encima del Racing que adiestra Marcelino, en el equipo revelación de la Liga. Pero más allá de la estampa casual y hasta sorpresiva que pueda arrojar a quien sigue el fútbol a cierta distancia, el regusto que ofrece este Almería es el de un grupo comprometido y trabajado con un sello propio. Una simbiosis perfecta de lo que se cuece en su planta noble y el trabajo sobre el césped del cuerpo técnico que comanda Unai Emery.

el club

Casi tres décadas después de la gesta de los Rojas, Piñero, Rolón, Paniagua y compañía con la desaparecida UD Almería, esta AD Almería, fruto de la fusión del Polideportivo y el Almería CF, logró hace ocho meses un ascenso que, al igual que aquél, perdurará al menos por una temporada más. El empresario Alfonso García Gabarrón, siguiendo el modelo de clubes de perfil similar como Villarreal o Getafe, ha ido moldeando desde 2003 un proyecto moderno con gente joven y profesional en los puestos ejecutivos.

Así, hasta Monchi, hace dos temporadas, estuvo a punto de recalar en sus filas. Y tan comprometido estuvo que hasta fue a Almería a ofrecer sus disculpas en una rueda de prensa tras frenar José María del Nido su marcha. No llegó el técnico de San Fernando, pero sí lo hicieron otros como el ex cadista Alberto Benito o los donostiarras Roberto Olabe y Unai Emery, este último principal artífice del buen hacer de una plantilla modesta construida con recortes y futbolistas que no eran santo ni seña en sus anteriores destinos.

el equipo

Cobeño (Sevilla), Negredo (Castilla), Juanito (Real Sociedad) Pulido (Getafe), Juanma Ortiz (Ejido) o Natalio (Castellón), cedido hace días al Cádiz, fueron sus principales refuerzos para junto con Crusat, Kalu Uche o Soriano llevar a buen puerto una permanencia de la que hoy, con 32 puntos, está a dos pasos pese a ser un recién ascendido.

La necesidad quizá obligase e Emery (3-11-71, Fuenterrabía) a trabajar como un sesudo las jugadas de estrategia. En Segunda B, la escasez de calidad en los futbolistas obliga a estudiar para ganar partidos y este donostiarra, que colgó las botas en el Lorca un día para entrenarlo al siguiente -lo cogió décimo, ascendió a Segunda A y en la última jornada aún tenía opciones de subir a Primera-, así lo entendió con prontitud. Curiosamente, su primer gol como entrenador, al Écija, fue en una jugada de estrategia, como el penúltimo, el de Juanito al Real Madrid, e incluso el de Negredo, de penalti. Ya ensayó también el mini córner -un jugador pone el balón en juego y se desentiende para que otro continúe la acción segundos después- frente al Ciudad de Murcia de Abel Resino; Emery escruta igualmente cada saque de banda, obliga a mirar a los porteros en los saques de centro y, seguramente, guarde alguna alternativa para los balones a tierra dados por el árbitro...

Nada queda al albur en el cerebro de este guipuzcoano que ordena a su Almería bajo un 4-1-4-1 en el que la fe, la concentración y la velocidad para robar el balón y contraatacar desde el círculo central son premisas obligadas. Diego Alves o Cobeño guardan la puerta, con Bruno, Carlos García, Pulido y Mané escoltándolos; Juanito cierra junto a dos interiores, Felipe Melo y Corona o Soriano; las bandas suelen ser para Juanma Ortiz y el velocísimo Crusat y la referencia arriba es Negredo.

Así de fácil, con pocos cambios, pero logrando que Kalu Uche, Acasiete e incluso Cisma y Ortiz se sientan útiles cuando son requeridos. Y rompiendo mitos como los de las plantillas amplias y los fichajes estrella, aunque hace días llegaran Iriney, Guilherme y Paunovic. Emery, quien como futbolista tuvo que emigrar de la Real Sociedad hacia equipos como Toledo, Ferrol, Leganés o Lorca, amenaza como una trayectoria inversa como técnico. Y dice no tener prisa con ganar dinero. Por ahora, mira primero cómo es el proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios