Melilla | algeciras · la crónica

Condena a balón parado

  • Goles El Algeciras se adelanta pronto en Melilla por medio de Ortiz, pero cede el empate en la recta final en un saque de esquina Incansable Los albirrojos hacen un trabajo encomiable que deja poco fruto

Comentarios 1

Termina 2007 y el Algeciras, sin una victoria fuera de casa. Nueve desplazamientos y sólo dos puntos en el bolsillo, un balance muy negativo que justifica por sí solo la posición de colista del conjunto albirrojo. Ayer, en Melilla, el triunfo se escapó en el minuto 83, cuando encajó un gol en jugada de estrategia (y vaný) que le hizo volverse a la península con un empate. Antes había marcado y había trabajado muy bien para atar la victoria. Pero llega un córner y el rival se frota las manos. Es el talón de Aquiles del equipo algecirista, los contrarios lo saben y le hacen pagarlo caro. Muy caro.

La primera parte fue del Algeciras. Controló la pelota, dominó el juego, presionó fuerte la salida del balón y explotó las bandas como quizás no lo había hecho nunca antes. Aunque el Melilla avisó a los 18 segundo con un chutazo de Moncho fue un espejismo. Este jugador estuvo desaparecido todo el tiempo gracias al esfuerzo en defensa de los visitantes, que empezaron a pisar pronto las inmediaciones de Dorronsoro por medio de Ortiz y de Manu.

Y en el minuto 11 Borrallo llevó una magnífica jugada por la izquierda, golpeó y el rechace le cayó a Ortiz, que desde atrás batió al meta del conjunto norteafricano. Gol y esperanzas multiplicadas de acabar el año con un triunfo foráneo que endulce el amargo primer tramo de competición.

El Algeciras estaba muy concentrado y al Melilla le costaba Dios y ayuda llegar al campo contrario. Cuando lo lograba se encontraba con un inconmensurable Nico Chietino y con un magnífico Javi Cuadra. Aunque nunca tiró la toalla, el equipo melillense sufría para hacer su fútbol. En el 16' una internada de Mohamed, le llegó a Migui, que se topó con el portero albirrojo. También, con los mismos protagonistas, en una falta botada en el minuto 25. Lo mismo en el 30', cuando Javi Cuadra le ayudó el travesaño para despejar el peligro.

Pastelero, el técnico local, hizo un doble cambio en el descanso para intentar cambiar el signo de la contienda. Quitó a Moncho y Currás y dio entrada a Suffian y Mario Prieto. Acertó. En el 55' tuvo que aparecer otra vez Javi Cuadra para despejar un lanzamiento del último jugador, aunque antes un auxiliar de banda había decretado el juera de juego de Álex Fernández.

El Melilla empezó a deshacerse de la presión visitante y consiguió plantarse con más asiduidad en la zona de Javi Cuadra, lo que obligó al Algeciras a replegarse. Montes dio entrada a Rico buscando la experiencia del central. Ahí le tocó trabajar al conjunto algecirista más si cabe, porque el rival fue creciéndose. En el minuto 79' Nico Chietino abortó una acción del recién entrado Amarito. Poco después el técnico del Algeciras sentó a Manu y sacó a Lucas. La delantera se refrescó, pero sirvió para poco, porque tres minutos más tarde un magnífico pase de Zamorano llegó a Troteiro, que no se explicaba cómo Javi Cuadra consiguió mandarla a córner. Sin embargo el saque de esquina acabó con la ilusión del Algeciras. Sergio Castillo lo cabeceó en el segundo palo al fondo de las mallas y dio paso a los peores momentos del Algeciras, que sufrió para conservar un resultado que lo mantiene en el 'farolillo rojo' de la clasificación.

Lo único bueno es que queda toda la segunda vuelta para enmendar errores.

9

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios