Codo a codo con los mejores

  • La celebración de la Copa Davis se convierte para muchos jóvenes cordobeses en una oportunidad única para conocer a sus grandes ídolos del mundo del tenis.

Hacer que un sueño se convierta en realidad es normalmente una misión imposible. Y es que las probabilidades de que se den las circunstancias oportunas para vivir aquello que más se desea son bastante escasas. Pero a veces ocurren.

Un ejemplo de ello lo está viviendo en estos momentos Córdoba al convertirse por unos días en la capital del tenis. A partir del próximo viernes y hasta el domingo el nombre de la ciudad se escuchará en el mundo entero por ser el escenario de los partidos de las semifinales de la Copa Davis, en los que se podrá disfrutar del mejor juego de las grandes estrellas de la raqueta. Un evento deportivo único que para muchos cordobeses era impensable que tuviese lugar en su tierra.

Pero este sueño se convertirá en realidad en tan sólo unas horas. Y serán muchos los que lo vivan en primera persona, entre ellos los 250 voluntarios seleccionados por el Ayuntamiento para todas las labores de organización, o el equipo que trabajará a pie de pista junto a los jugadores del equipo español y del francés. 

Una de las pocas afortunadas que podrán ver a jugadores como Rafael Nadal a escasos metros es Raquel González. Esta joven tenista, de tan sólo 15 años, será una de las recogepelotas que estará presente en todos los partidos que se disputarán en el Coso de los Califas. Aún no se cree que en tan sólo unas horas vaya a estar tan cerca de sus ídolos, ya que desde hace cuatro años no falta ni un sólo día a sus entrenamientos en el Club Figueroa. "Hasta el momento estoy muy tranquila, pero sé que cuando me vea en la pista me van a entrar muchos nervios", aseguraba ayer Raquel. Ya ha asistido a varios ensayos en la misma plaza de toros para conocer cuál es su posición exacta. "Estaré en la red. Creo que soy afortunada por ello", decía con una gran sonrisa en su cara.

Francisco Casado, con tan sólo 22 años, podrá presumir dentro de unos días de haber sido juez de línea en las semifinales de la Copa Davis y en su ciudad natal. Este joven cogió su primera raqueta con tan sólo tres años y con el paso del tiempo se ha convertido en monitor nacional y en árbitro. Para él, ésta no es la primera vez que va a participar en un gran torneo de tenis, ya que ha estado presente en varios Master Series de Madrid. Pero esta vez es "muy especial" para él. "Para mí este torneo significa mucho porque se disputa en mi ciudad  y porque voy a poder disfrutar del juego de los mejores tenistas del mundo en estos momentos", recalcó Francisco. Desde hace varios días cuenta las horas para que llegue el momento del primer partido del torneo. "La ciudad está volcada por completo con este evento deportivo que estoy seguro que potenciará a la afición y que va a marcar un antes y un después", afirma con rotundidad.

Los que ya han comenzado a trabajar para que todo se desarrolle con total normalidad son  el grupo de 250 voluntarios seleccionados por el Ayuntamiento. Uno de ellos es Santiago Rodríguez, de 25 años, quien pasa los días en la oficina instalada en la plaza de toros para facilitar información a los medios de comunicación. Este joven ya formó parte del grupo de voluntarios para la Capitalidad Cultural 2016 y ahora repite experiencia. "Me encanta contribuir en todo aquello que sea bueno para mi ciudad. Estoy ilusionado y sé que cuando todo termine me voy a sentir muy feliz por haber formado parte de este sueño". Y es que este joven tenía muy claro de que quería presenciar en directo cada uno de los partidos. "Yo fui de los primeros que compré uno de los abonos para los partidos y además me inscribí para ser voluntario. Tenía muy claro que quería estar allí. Ahora la entrada se la regalaré a algún familiar o se le venderé a alguien que la quiera", señaló Santiago. A partir de mañana, además, formará parte del equipo antidoping, de modo que será muy probable que acompañe a Nadal, Feliciano, Ferrer o Verdasco a estas pruebas. "Aún no sé a quién le tocará, pero me hará mucha ilusión verme tan cerca de ellos. Nunca pensé que me podría pasar esto", comentaba ilusionado.   

Uno de sus amigos, Nacho Zafra, de 22 años, también es uno de los seleccionados entre 1.200 personas inscritas para colaborar en la Davis. En su caso, se ocupará de acompañar a las autoridades desde el aparcamiento hasta su sitio en la grada. "Voy a ver a muchas personalidades y además creo que podré disfrutar de los partidos. Qué más se puede pedir".

Cuatro historias que demuestran la ilusión de la ciudadanía cordobesa por este evento deportivo, que seguro dejará huella en la ciudad.             

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios