fútbol · liga santander

El Atlético no acepta sus mismos métodos

  • El club madrileño denunció a través de un comunicado "la actitud" del Barcelona respecto a Griezmann

Griezmann Griezmann

Griezmann / ANDY RAIN / efe

Barcelona y Atlético de Madrid entraron en una "guerra abierta" por el futbolista francés Antoine Griezmann, cuyo destino parece cada vez más cerca de la entidad azulgrana. Los rojiblancos, por su parte, dicen estar "hartos" del comportamiento de los culés.

Las aguas parecían más calmadas después de un verano bastante convulso, en el que Griezmann se dejó querer por distintos clubes antes de comenzar la campaña. Pero fue este lunes cuando Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, reabrió la polémica al reconocer públicamente que tuvo contactos con el agente del atacante francés. "En octubre nos vimos con su representante", aseguró el mandatario a RAC1 con cierta imprudencia.

El consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil Marín, explotó el martes emitiendo un comunicado con duros mensajes hacia el equipo catalán. "Estamos hartos de la actitud del Barcelona", aseveraba el escrito. "Que un presidente, un jugador y un directivo del mismo club hablen de la forma en la que lo hacen del futuro de un jugador con contrato en vigor, y a pocos días de jugar una final de competición europea, me parece una absoluta falta de respeto hacia el Atlético de Madrid y hacia todos sus aficionados", sentenciaba Gil Marín.

Con el "jugador" se refirió a Luis Suárez, quien tampoco esquivó el tema el pasado domingo, tras el Clásico. "Enorgullece que traigan jugadores de la calidad de Antoine, como vinieron Dembele o Coutinho. Es un jugador que lleva muchísimos años jugando a altísimo nivel", dijo el uruguayo a una radio de su país minutos después de terminar el encuentro.

Suárez dio por hecho el fichaje: "No viene para quitarle el puesto a nadie, sino con la ambición de querer ganar cosas importantes. Y bienvenido sea", concluyó.

El presidente del Atlético, Enrique Cerezo, también se pronunció ayer en una entrevista. "Griezmann es jugador del Atlético de Madrid y el futuro lo tiene que decidir él. Nuestra idea es que continúe", manifestó.

Sin embargo, pocos apuestan ya por la continuidad del galo en el equipo de Diego Simeone y varios medios aseguran que el Barça ya ha comnicado al Atlético su intención de pagar su cláusula de rescisión, que asciende a los 100 millones de euros.

A corto plazo, es el escenario menos deseado por el Atlético y el propio Simeone, quien entre tanto ruido debe preparar la final de la Liga Europa del próximo 16 de mayo ante el Olympique de Marsella. A medio plazo, de confirmarse el traspaso, el club rojiblanco deberá prepararse para sustituir a su jugador más determinante, un Griezmann que ha firmado un total de 110 goles desde que es colchonero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios