Atención peligro: vuelve el árbitro del 'mangazo'

  • El Comité Nacional designa para el Balona-Cádiz al mismo árbitro que en 2008 inclinó la balanza del lado de los visitantes · Enrique Jesús Figueroa Vázquez concedió el primer tanto cadista en clamoroso fuera de juego y dejó a los albinegros con diez hombres en el minuto 48 por una injusta expulsión a Copi

Comentarios 9

El Comité Nacional de Árbitros ha designado para el Real Balompédica-Cádiz de la quinta jornada del grupo IV de Segunda B que se disputará el próximo domingo (18:00) a un colegiado que está bajo sospecha: el sevillano Enrique Jesús Figueroa Vázquez. Las dudas las genera la malintencionada actuación que protagonizó el 21 de diciembre de 2008 en el último antecedente en el Municipal entre estos dos mismos contendientes. El choque acabó dos-dos, pero, entre otras lindezas, el trencilla hispalense dio validez al primer gol visitante, obra del exalgecirista Enrique, que llegó precedido de un clamoroso fuera de juego, y expulsó, sin motivo aparente, al albinegro Copi, por lo que los de casa jugaron en inferioridad numérica todo el segundo periodo.

El Balona-Cádiz de la decimoctava jornada de la 2008-09 llegaba en una situación bien diferente a la que se presenta en la actualidad. La Balompédica era la sempiterna colista del grupo. Baby acababa de relevar a José Luis Burgueña, pero era David Rico el que sentaba en el banquillo, por cuestiones burocráticas. El conjunto amarillo estaba afincado en la primera posición en la que ahora tiene fijada su residencia la escuadra de Rafa Escobar. Unos seis mil espectadores se dieron cita en el Municipal.

Sin embargo, el partido no tuvo como protagonista ni a los futbolistas ni a unas gradas constituidas en una fiesta, sino al árbitro, el sevillano Enrique Jesús Figueroa Vázquez, al que no hay que confundir con su hermano Jorge, que también ha arbitrado en varias ocasiones al equipo de La Línea.

En la edición del 22 de diciembre de este periódico, en el apartado dedicado al árbitro, se puede leer: "Hizo todo lo que pudo para que la Balompédica no ganase; concedió el primer gol visitante en fuera de juego y expulsó sin motivo aparente a Copi en el 48''.

En el texto de la crónica se comenta: "En el 22' llegó la primera canallada de Enrique Jesús Figueroa Vázquez. Un árbitro que tiene toda la pinta de saber inclinarse ante la burguesía hasta donde haga falta. Es importante saber a quién se agrada. Fleurquin envió a la espalda de la retaguardia albinegra y Enrique, en clamoroso fuera de juego, levantó el balón sobre la dubitativa media salida de David Pérez. Más que una igualada, un atraco".

Más adelante, el texto dice: "Nada más comenzar el segundo tiempo la mano sibilina de Figueroa Vázquez fraguó lo que seguramente él entendió como el tiro de gracia; expulsó a Copi por, según él, dejarse caer [fuera del área por cierto] y dejó al colista por detrás en el marcador y con un hombre menos contra el líder".

En otro apartado de la información se da cuenta del contenido del acta: "No contento con el notable perjuicio que le provocó a la Balompédica en el terreno de juego, alargó su faena hasta el acta arbitral".

"En el minuto 65 el árbitro detuvo el juego para tomar de las pistas de atletismo, en la zona de preferencia, una botella de plástico vacía que había sido lanzada desde la grada. Recorrió todo el campo para entregársela al delegado local, Joaquín Jiménez", deja reflejo el periódico.

"En el acta se lee: "Desde la zona de fondo, donde había numerosos espectadores con bufandas de la Balompédica Linense, lanzaron una botella de plástico de medio litro de refresco, medio llena y sin tapón, penetrando en el terreno de juego, pero no llegando a alcanza a nadie".

Lo que no explicó el trencilla fue desde qué fondo, ya que en ese partido ambos estaban desiertos, porque en el Municipal las dos gradas de detrás de las porterías están inhabilitadas hace años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios