algeciras club de fútbol

El Algeciras suma a un guerrero

  • Asián recupera fuerzas con la vuelta del canterano Chapa, baja los dos últimos meses por una fractura del escafoides

  • El algecireño aporta carácter y sacrificio desde el banquillo

El algecirista Chapa abraza a su compañero Iván, tras la victoria del pasado domingo. El algecirista Chapa abraza a su compañero Iván, tras la victoria del pasado domingo.

El algecirista Chapa abraza a su compañero Iván, tras la victoria del pasado domingo. / erasmo fenoy

El Algeciras ha sumado para la causa de la liguilla a Chapa. El centrocampista canterano puso fin a dos meses de hibernación por la rotura del escafoides de su mano izquierda y el pasado domingo regresó al terreno de juego, de forma algo improvisada pero satisfactoria, en la victoria ante la UD Los Barrios.

"Tenía muchas ganas de vestirme de corto y volver a sentirme futbolista", confiesa Antonio Mesa López, un algecireño de 21 años al que apodan Chapa, un joven que disfruta de cada entrenamiento como miembro de una plantilla que lucha por conseguir el ascenso a Segunda B.

Hemos demostrado que estamos capacitados para ganar a equipos muy duros"

Chapa cumple un rol importante en el vestuario algecirista. Es uno de los benjamines de la caseta, uno de los jugadores llamados a completar su aprendizaje junto a los Berlanga, Iván, Máiquez, Mané y compañía para tomar el testigo en no mucho tiempo.

José Antonio Asián, el técnico albirrojo, tiene especial fe en Chapa, un futbolista que la pasada campaña creció mucho en su experiencia en Tercera con el San Roque. Tras retornar a casa en verano, el centrocampista se ganó un puesto en el plantel durante la pretemporada y a lo largo del curso ha cumplido siempre que ha tenido que intervenir, incluso como titular. De hecho, Chapa disputó en el once inicial el partido en el que se lesionó en el Municipal de Lebrija, a principios de febrero.

Aquella mañana el Algeciras se trajo un punto agridulce de Lebrija, donde se puso por delante antes de que igualase Chico Díaz. Los albirrojos también se trajeron la fractura del escafoides de Chapa, que tuvo que protegerse con una escayola durante 40 días. A la vuelta al trabajo de grupo, tras tanta inactividad, el algecireño notó molestias de pubis, pero está visto que Chapa está hecho de otra pasta y el domingo se coló a última hora en la convocatoria. "No iba ni a jugar, pero se lesionó Anaya y entré en el banquillo. Llevaba tanto tiempo parado que se me había sobrecargado un poco el pubis, pero me sentía bien, con muchas ganas", explica.

Chapa destaca sobre el último triunfo que el Algeciras venció a "un rival fuerte, muy bueno", en referencia a la Unión, y entiende que "hemos demostrado que estamos capacitados para jugar la liguilla de ascenso contra equipos duros".

"El vestuario era una fiesta", reconoce, aunque el centrocampista pasa página rápido y mira a lo que viene por delante: "Quedan partidos muy duros, el primero en Guadalcacín, un campo difícil donde además ellos se la juegan también".

El algecireño, no obstante, se suma al mensaje de optimismo de sus compañeros y anima a la afición a que apoye al máximo en la recta final: "Podemos ganar en todos los campos, vamos a más y el equipo está con muchas ganas. Juntos, como el otro día, podemos conseguir lo que nos propongamos", subraya.

Asián, en principio, sólo está pendiente del estado de Anaya como única posible baja para el duelo del domingo (12:00).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios