Incumplir la ordenanza en el Tarajal costará entre 750 y 3.000 euros

  • Se perseguirá la venta ambulante y el depósito de contenedores de mercancías

Que la ordenanza que regula la actividad de los polígonos del Tarajal cumpla con su función se deberá también al empeño que en ello pongan los empresarios de esta zona. Y es que la Ciudad quiere que estos comerciantes, que trabajan en las 200 naves de los cuatro polígonos estén "implicados" en el cumplimiento de la normativa a la que el Pleno ha dado su visto bueno definitivo esta semana y que establece sanciones entre 750 y 3.000 euros. Así lo señala el consejero de Economía, Guillermo Martínez, quien considera que es "fundamental" que este colectivo se implique "y ponga de su parte".

Precisamente por este motivo se editará un folleto con el contenido íntegro de esta nueva ordenanza y se distribuirá en el Tarajal para que los empresarios puedan leerla detenidamente. De lo que se trata es de que estos comerciantes sean parte implicada en una iniciativa con la que la Ciudad pretende darle un vuelco a la situación tercermundista que hoy ofrecen estos polígonos. "Ellos pueden poner de su parte, por ejemplo, diciéndole al porteador que no tiré en cualquier sitio el embalaje de la mercancía que le acaba de vender o que la deposite en los contenedores que la Consejería de Medio Ambiente va a colocar exclusivamente para ello", añade Martínez.

La ordenanza, que posiblemente se publicará en el BOCCE del próximo viernes, entrará inmediatamente en vigor. Su aplicación será paulatina. Primero los policías locales, encargados de hacerla cumplir, informarán a porteadores, comerciantes y el resto de usuarios, y tras unas semanas se comenzará a sancionar. A lo que no se esperará tanto es a multar en dos problemas que, para Martínez, son fundamentales, como son la prohibición de la venta ambulante y el depósito de contenedores de mercancías, "que en algunos casos pasan meses y meses sin que nadie los retire". Ambas infracciones están tipificadas como graves y muy graves, respectivamente, lo que puede ocasionar multas para quien cometa estas infracciones entre 1.500 y 3.000 euros. "Lo que pretendemos es un compendio de normas con las que se pueda regular la actividad comercial, mejorar el tráfico, eliminar vertidos y venta ambulante", añade Martínez. En unos meses se comprobará si la ordenanza surte o no el efecto deseado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios