granada b | real balompédica linense

Nuevo día de la marmota

  • Después de ocho semanas sin ganar y cinco sin marcar, la Balona persigue de nuevo esa victoria que le conceda la permanencia

  • Joe vuelve a la lista y Abenza es el único descartado

Joe se dispone a colocarse un peto mientras conversa con Sergio Rodríguez. Joe se dispone a colocarse un peto mientras conversa con Sergio Rodríguez.

Joe se dispone a colocarse un peto mientras conversa con Sergio Rodríguez. / erasmo fenoy

La Balona se despierta hoy, otra vez, convencida de que al fin llegó el día. Los albinegros se desplazan a Granada para visitar al filial nazarí en un duelo en el que esperan sumar esos tres puntos que le separan de la salvación virtual. Un triunfo que corte una sequía tan prolongada que ya angustia. Sin Luis Madrigal, Sergio Rodríguez, y Özcan, Cobos tenía solo 19 futbolistas disponibles. Optó por citar a Joe después de dos meses y dejar en casa a Mario Abenza.

Ocho jornadas sin ganar, cinco sin hacer un gol, una plantilla reducida a la mínima expresión y una sensación de angustia que se acrecienta por días. Con estas premisas afronta el encuentro de esta tarde en Granada una Balona que persigue tres puntos que certifiquen, siquiera de manera virtual, la permanencia en la categoría y le permitan afrontan el partido con el filial de Las Palmas de una semana después despojada de la sensación de estar al borde del abismo.

La semana posterior al empate con el San Fernando, ha tenido, como casi todas últimamente, su capítulo de novedades. Por un lado el central zurdo Ahmet Özcan se ha marchado a Sion (Suiza) y la Balompédica afirma que lo hace para que los médicos de su club de origen supervisen unos problemas físicos que le impedían entrenarse con normalidad. Tiene toda la pinta de que no volverá y que se unirá a Luis Madrigal, enfermo, y Sergio Molina, lesionado, en la relación de descartes para lo que resta de temporada.

Por el contrario Joe se ha ejercitado con sus compañeros durante la semana. Aún no está al ritmo de estos, pero como quiera que desde que cayó lesionado los albinegros no han sumado una sola victoria, se ha sumado a la expedición. Eso implicó ayer, al término de una última sesión preparatoria que se desarrolló bajo un auténtico diluvio, que el técnico, Julio Cobos, tuviese que realizar solo un descarte y el nominado fue Mario Abenza, que tiene toda la pinta de haber caído en desgracia.

Eso quiere decir que partirán a las 10:00 desde la puerta del Municipal con destino a la Ciudad Deportiva de los nazaríes: Alberto y Javi Montoya (porteros); Sergio Rodríguez, Gonzalo Almenara, Joe, Olmo, Mario Gómez, Carrión (defensas); Juampe, Ismael Chico, Sana, Elías Pérez, José Ramón, Gato, Maurí, Dani Espinar (centrocampistas); y como delanteros a Stoichkov y Wilson Cuero, que en su día vistió la camisola del Granada.

En el once lo previsible es que el míster salga con todo y eso supone que Sergio Rodríguez, Sana, Gato y Stoichkov regresen al once en detrimento de Gonzalo, José Ramón, Elías Pérez y del lesionado Sergio Molina.

El entrenador albinegro, Julio Cobos, que quedó satisfecho con el nivel de entrenamiento de sus pupilos durante la semana, se muestra muy convencido de que su equipo logrará hoy cortar la mala racha y advierte del peligro que supone que el rival prácticamente tenga ya todos sus deberes hechos: "En apariencia no se juega nada y eso le convierte en especialmente peligroso, porque no tiene nada que perder y seguro que sus futbolistas van a salir muy sueltos y como tienen calidad, pues eso se puede convertir en un problema, porque es un arma de doble filo".

"Es evidente que ahí es donde tenemos que intervenir nosotros y tenemos que llevar el partido a donde a nosotros nos interese, demostrar que nos estamos jugando más que ellos", defiende el míster balono.

Cobos recalca: "Queremos ganar, vamos a salir a ganar, porque estamos convencidos de que tenemos argumentos para eso, pero todo lo que sea no perder es bueno, porque nos acerca un poco más a nuestro objetivo".

El entrenador asume que la mala racha que atraviesa su equipo "pesa" en el vestuario. "Intento que los jugadores no piensen mucho en ello, pero les oigo decir 'que ya nos toca ganar' y te das cuenta de que ellos sí que lo tienen en el subconsciente. Quedó demostrado en el último tramo del partido de la semana pasada, que tenemos ese miedo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios