Sánchez exhibe su "orgullo" por el Gobierno de la "compañera Susana"

  • El líder socialista celebra en Granada una asamblea abierta con tintes de campaña electoral en la que aboga por reconstruir el Pacto de Toledo para actualizar las pensiones

Pedro Sánchez saluda a los asistentes a la asamblea del PSOE, ayer en Granada. Pedro Sánchez saluda a los asistentes a la asamblea del PSOE, ayer en Granada.

Pedro Sánchez saluda a los asistentes a la asamblea del PSOE, ayer en Granada. / alex cámara

Comentarios 3

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se afanó ayer en Granada en demostrar que, por su parte, cualquier rencilla interna con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, es cosa del pasado, viejas páginas de la intrahistoria del partido. Al menos en público. Porque ante los aproximadamente 400 asistentes a la asamblea abierta con ciudadanos celebrada en la capital granadina, el líder socialista expresó, al minuto de comenzar su intervención, su "orgullo" por el Gobierno de la Junta, que preside la "compañera Susana Díaz".

Y también hizo Sánchez alarde de su "compromiso" con Andalucía, a donde acudirá en más ocasiones en esta segunda etapa al frente del partido. En este sentido, la dirección federal del partido ya ha comunicado a la dirección regional del PSOE-A que el líder socialista tiene previsto celebrar en Sevilla una asamblea como la de ayer en Granada el próximo día 23.

Si hay un Gobierno socialista la banca rescatará el sistema de la Seguridad Social"

Enseguida abordó el dirigente socialista la crisis catalana, lamentando que el debate político "está monopolizado" por la posibilidad de que se pueda investir a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat por Skype. "Un presidente de Cataluña tiene que vivir en Cataluña, ¿con qué fuerza moral alguien que asuma ese cargo va a exigir el cumplimiento de las leyes si es incapaz de asumir las consecuencias de sus actos?", reflexionó Sánchez que propuso, "sin dejar de lado la integridad nacional", ampliar la actividad de los políticos constreñida a un monotema. "La gente se pregunta cuándo van a hablar de ellos los políticos", afirmó para enarbolar a continuación uno de los mantras que ya empieza a repetir: "Esta legislatura ya está agotada".

Así que, al igual que José Luis Rodríguez Zapatero cuando fue elegido secretario general del PSOE en el año 2000, Sánchez esbozó una oposición constructiva y formuló una propuesta para llegar a diez grandes acuerdos en temas como la financiación autonómica o los derechos sociales. En este apartado, se centró en el futuro de las pensiones y abogó por una reforma "urgente" del sistema público de pensiones que pase por reconstruir el Pacto de Toledo para frenar la merma del poder adquisitivo de los pensionistas, frente a la opción del PP de "seguir endeudándose".

El líder del PSOE desgranó su propuesta para sostener el sistema público de pensiones, que pasa fundamentalmente por la creación de dos impuestos: uno que grave las transacciones financieras y otro extraordinario a la banca. "Si hay un Gobierno socialista, la banca rescatará el sistema de Seguridad Social" con este gravamen, según Sánchez, para quien si los españoles pagaron 77.000 millones de euros para rescatar a los bancos, "ya va siendo hora de que los bancos arrimen el hombro". Y pese a que "las élites políticas y mediáticas dicen que eso es demagogia", Sánchez aseguró que es posible y que para ello es necesaria una reforma urgente que pase por reconstruir el Pacto de Toledo que, dice, rompió el PP en 2013, y por introducir medidas como mejorar los sueldos y racionalizar los gastos de modo que algunos vinculados a la Seguridad Social pasen a los presupuestos.

También se refirió de manera implícita al ex presidente Zapatero al denunciar que la hucha de las pensiones estaba en 66.000 millones de euros cuando Rajoy llegó a la Moncloa, cifra que según el socialista ha menguado hasta los 8.000 millones. Y casi ya en clave electoral, aunque hace menos de año y medio que Rajoy fue investido presidente, prometió que si en 2020 hay un gobierno socialista el salario mínimo interprofesional se situará en los 1.000 euros.

Mientras, el PSOE andaluz restó importancia a la ausencia en el acto de Susana Díaz, porque "lo importante" en estas asambleas abiertas que se van a desarrollar por toda España no son los cargos orgánicos, sino "los ciudadanos", recalcó la secretaria de Servicios Sociales, Dependencia y Discapacidad del PSOE-A, Carmen Cuello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios