Gracia defenderá la dignidad de los andaluces frente a los "desprecios"

  • El presidente del Parlamento pide a los diputados que no se enfanguen en broncas

Comentarios 38

El nuevo presidente del Parlamento andaluz, el socialista Manuel Gracia, se comprometió ayer en su primer discurso ante la institución a defender la "dignidad del pueblo andaluz ante cualquier ofensa y desprecio, venga de donde venga", al tiempo que confió en que los nuevos diputados autonómicos no se pierdan "en juegos florales alejados de la realidad ni se enfanguen en la bronca y el insulto" en estos momentos de dificultad.

Gracia inició su intervención agradeciendo el respaldo que los miembros de la nueva Mesa del Parlamento han recibido de los diputados, que son los "legítimos representantes del pueblo andaluz", y trasladó un agradecimiento muy especial al secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta en funciones, José Antonio Griñán, por haberle propuesto para esta tarea, lo que ha contado con el respaldo, "con calor y afecto", de todo el Partido Socialista.  

Manuel Gracia, diputado por Córdoba desde 1982, ha querido reconocer la aportación de quienes le han precedido en la tarea de hacer de este Parlamento el "centro de gravedad político de Andalucía", como Antonio Ojeda, Fuensanta Coves, su antecesora en el cargo, y Mar Moreno, la primera mujer en asumir la presidencia de la Cámara. "Espero corresponder a la responsabilidad que me acaban de otorgar poniendo todo mi empeño y siendo fiel en cualquier circunstancia a la función de representación que nos atribuye el Estatuto de Autonomía", afirmó.

Gracias apenas tuvo tiempo de preparar en un día su discurso, ya que no fue hasta la media tarde del miércoles cuando le propusieron para un cargo que parecía destinado para IU.

En su discurso, el nuevo presidente del Parlamento indicó que esta Cámara es el resultado del ejercicio de libertad y responsabilidad, de sabiduría, de dignidad y de gallardía del pueblo andaluz el pasado 25 de marzo, e indicó que esas elecciones supusieron que una nueva mirada se dirija hacia Andalucía desde el resto de España, una "mirada entre sorprendida y esperanzada, aunque también ha habido quienes han vuelto a menospreciarnos".

El veterano político, de 66 años, aportó que se propone ser "la voz que aúne los sentimientos y las ideas de las mujeres y de los hombres de Andalucía cada vez que alguien nos ofenda, nos falte al respeto o nos desprecie". "Cuando eso ocurra, venga de donde venga y lo haga quien lo haga, no tengan la menor duda de que ahí estará la Presidencia del Parlamento de Andalucía para defender nuestra dignidad", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios