Un trabajo de apoyo continuado

  • Los pacientes que sufren inmovilidad o dependencia, como es el caso de los ancianos, disponen de la atención primaria domiciliaria que ofrecen los centros de salud. La enfermera de enlace gestiona los casos

Comentarios 3

Rosario Sánchez Rodríguez es enfermera gestora de enlace en el Centro de Salud Algeciras Norte. Lleva dos años en ese cargo después de haber sido enfermera de familia en el mismo centro 16 años. Eso hace que tenga ya un amplio conocimiento de la población de la que depende la unidad de San José Artesano.

La relación personal y directa es muy importante, muy especialmente cuando se trata de la atención domiciliaria del paciente en caso de que exista una dependencia. Este tipo de atención llega por derivación del hospital, a través de la enfermería del hospital, por demanda del paciente o un familiar o por el mismo personal del centro de salud.

Aunque no siempre se trata de personas mayores, en muchos casos son ancianos frágiles que han sido intervenidos, por ejemplo de cadera, y no se pueden mover. Necesitan cuidados muy especiales. "La enfermera hospitalaria hace una derivación a la enfermera de enlace. Clarifica el alta para que este paciente vaya a su domicilio con todas las necesidades de cuidados cubierta y planificada", dice Sánchez. En casos como éste, se atiende con material especial, como por ejemplo una cama articulada, una silla de ruedas etc.

Cuando se trata de un enfermo crónico, "cada paciente tiene a su médico de cupo, salvo que se trate de una urgencia, y a su enfermera asignada", indica Teresa Hernández López, enfermera y adjunta del Centro de Salud Algeciras Norte. Al igual que Rosario lleva en el centro 18 años. Cuando se trata de una atención diaria y en función de las sustituciones o fines de semana, siempre hay dos personas que comparten la zona y la visita la hace una de ellas.

Del Centro de Salud Norte depende una gran población, aunque esta suele ser más joven que la del área de influencia del centro de Salud Algeciras Centro.

Teresa explica que el desplazamiento a un domicilio puede realizarse por una lumbalgia, una enfermedad aguda, o una retirada de puntos después de una intervención. Pero lo que más suele ser objeto de atención son las heridas, apunta la adjunta del Centro de Salud: "ancianos que están muy deteriorados con enfermedades incapacitantes y muy largas, tanto en la prevención como en el cuidado". Además, "hay que tener en cuenta las posibles complicaciones en pacientes encamados", añade Rosario. Se puede derivar el caso al médico rehabilitador como apoyo a la recuperación del paciente.

El equipo trabaja en muchas ocasiones en coordinación con la trabajadora social. A veces se trata de aportar compañía a una persona que está sola, de orientar sobre pensiones, tramitar una residencia o un centro de día. Teresa indica que "hay personas que no están incapacitadas totalmente pero están aburridas en sus casas y se trata de integrarlas en un grupo". Hay voluntarios, pero "no hay muchos", reconoce.

Uno de los programas existentes es el de continuidad y se refiere a las altas que se dan en el hospital los fines de semana. En pacientes con criterios de riesgo, el programa de Salud Responde se pone en contacto por si necesitan algo. El lunes, es el centro de salud el que a través de Intranet le hace el seguimiento. A ello se une el plan de prevención de temperaturas extremas.

Aunque no existe un equipo de cuidados paliativos a domicilio, el SAS tiene previsto ponerlo en marcha. Actualmente, según Rosario, existe el equipo hospitalario en la Cruz Roja. "la atención a paliativos la hacemos nosotros en atención primaria y en coordinación con la unidad hospitalaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios