La rehabilitación de un emblema

  • La consolidación y la restauración de las cubiertas altas de la iglesia de La Palma acabarán con las humedades y las filtraciones de su interior · Las estructuras de madera podridas serán renovadas

Las humedades de la iglesia de La Palma tienen los días contados. Para este mes está previsto que comience la restauración y la consolidación de las cubiertas altas -las otras ya fueron arregladas hace unos años-, lo que permitirá que el deterioro que presenta por ejemplo la bóveda interior por fin desaparezca.

El arreglo definitivo es una vieja aspiración de este templo, referente cultural y religioso de la ciudad. El problema viene ya de tiempo atrás y ya está localizado. Básicamente se trata de que algunas tejas de la nave central, del crucero y de la cúpula central están deterioradas, lo que provoca que el agua de la lluvia y la humedad se haya filtrado y dañado la estructura de madera sobre la que descansa la bóveda.

Los técnicos han elaborado un proyecto de arreglo que consiste en cambiar las cerchas, estructura de madera que soportan los rastreles, que a su vez sostienen las tejas, y las vigas deterioradas. La solución pasa por quitar las tejas, retirar el ladrillo de tejar de debajo e instalar un entramado de onduline, cubierta impermeable similar a la uralita, pero en pvc. Una vez colocado, se vuelven a disponer las mismas tejas, aunque las deterioradas serán repuestas. La estructura de madera se mantiene, aunque con el cambio de las vigas y las piezas en malas condiciones.

El presupuesto de las reformas es de 288.747, 19 euros y está redactado por el arquitecto José Ignacio Fernández, la dirección facultativa de la obra está formada por los arquitectos Antonio Sáez y José María Pérez Jiménez, la empresa constructora es Acrisur y la coordinación de la seguridad y la salud la lleva Preventor.

La primera actuación consistirá en desinfectar la cámara que hay entre la bóveda de cañón de la nave central y el tejado. Es en este espacio donde se encuentra el entramado con unas cerchas de par-hilera, que soportan la estructura del tejado.

Una vez que la cámara se encuentre en unas condiciones higiénicas aceptables, comenzará la reparación de las vigas dañadas. Aunque ya se conoce el estado del interior, un especialista irá revisando las vigas una por una. "Sabemos muchas cosas que están mal, otras las iremos viendo sobre la marcha", señala el aparejador José María Pérez Jiménez.

Los operarios accederán a la cámara por unos óculos desde el exterior y los escombros se sacarán por unos conductos de pvc que desembocarán en una cuba que habrá en la calle. Significa que los cultos que se desarrollan en el interior del templo no se verán muy afectados, salvo cuando comience el pintado de las estructuras internas, la correción de las humedades y cuando los técnicos estén trabajando por la zona de la bóveda, ya que la estructura es frágil.

Las reformas interiores conmenzarán a mediados de diciembre y en condiciones normales estarán listas en unos cuatro meses. De que el plazo se cumpla depende mucho de la lluvia. Los técnicos trabajarán conforme a las previsiones metereológicas debido a que el agua no puede entrar en la estructura de madera ni en las bóvedas porque se pueden venir abajo. Trabajarán por tramos y se valerán de toldos para cubrir los huecos.

288.747

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios