80 ambulantes, multados por colapsar el tráfico en una protesta

  • Las sanciones son impuestas durante una manifestación el pasado 7 de agosto

Comentarios 1

Alrededor de 80 vendedores ambulantes han recibido multas que alcanzan hasta los 900 euros que fueron impuestas el pasado 7 de agosto, cuando los camiones de los comerciantes colapsaron el Paseo Marítimo tras la primera manifestación contra la subida de las tasas del mercadillo.

Estas sanciones obedecen a infracciones tales como hablar por el teléfono móvil durante la conducción, no llevar el cinturón de seguridad o no respetar la distancia de seguridad. Sin embargo, el colectivo de vendedores del mercadillo cree que se trata de un castigo del Ayuntamiento por haberse manifestado.

Tras la primera concentración que protagonizaron los ambulantes el pasado verano contra el incremento de las tasas, los camiones de los vendedores salieron de la ciudad por el Paseo Marítimo y provocaron que se produjeran retenciones. El presidente de la asociación de comerciantes ambulantes Santa Bárbara, José García, explicó que se contabilizan unas 80 multas en tan sólo 30 minutos. Afirma que la Policía Local recibió órdenes de tomar las matrículas de todos los furgones que salieron del mercadillo aquel día.

Por otra parte, el mercadillo donará a la campaña Navidad con Amor 600 euros aproximadamente, obtenidos de las donaciones de los comerciantes que instalaron sus puestos el día 31 de diciembre. García reconoció que el 24 no se hizo recaudación porque fueron pocos los vendedores que se atrevieron a montar los puestos por las lluvias que cayeron en Algeciras. Sin embargo, el 31 de diciembre fue un día de ventas excelente para los ambulantes.

La entrega de una donación para Navidad con Amor fue uno de los acuerdos que la directiva alcanzó con la concejal de Mercado, Rosario Espejo, para poder abrir el mercadillo los lunes 24 y 31 de diciembre. Aunque el presidente del colectivo agradece la buena voluntad que el Ayuntamiento ha mostrado con ellos en esta ocasión, expresó el malestar de los vendedores con la actitud de la Policía Local. Los agentes obligaron a los ambulantes ha instalarse en sus puestos y prohibieron que ocuparán parcelas que quedaron vacías porque sus propietarios no vinieron a vender a Algeciras.

Esta era una medida acordada por Espejo, según García, para favorecer al menos esos dos días a los dueños de los puestos que cuentan con ubicaciones menos favorecidas dentro del Parque Feria. Por ello, un 30 por ciento del mercadillo se quedó sin ocupar, puesto que los afectados decidieron marcharse, según aseguró el presidente de la asociación. Alrededor de 200 puestos abrieron el 24 y el 31 en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios