La Ermita cortará la carretera por sentirse abandonada a su suerte

  • Los vecinos advierten de que pagan 600.000 euros al año en impuestos sin recibir nada a cambio y que sólo es cuestión de voluntad política solucionar su problema

Comentarios 21

Los vecinos de La Ermita no van a quedarse de brazos cruzados. Las quejas por el deterioro de la calle Misioneras Concepcionista, por la falta de alumbrado, limpieza y seguridad en toda la zona les sirve de nexo de unión. Son aproximadamente 1.000 familias y quieren hacerse oír. De hecho ayer decidieron que en el plazo de un mes, si no han recibido respuesta por parte del Ayuntamiento, cortarán la carretera. Ésa es la actitud de La Ermita.

En la actualidad estos vecinos no cuentan con una asociación que les represente y se han propuesto crearla. No obstante, la prioridad es que el Ayuntamiento algecireño tome conciencia del abandono y que mueva ficha. "Justifican que la zona no está recepcionada y pagamos impuestos sin recibir nada a cambio. De hecho anualmente abonamos 600.000 euros de los que no recibimos servicios. Ni las calles ni las farolas son públicas pero pagamos cuando no tenemos luz ni limpieza", comentaron más de una treintena de vecinos que se dio cita junto al colegio Inmaculada para acordar un plan que remedie esta situación.

Uno de los vecinos expuso incluso que podrían proponerle al Consistorio no abonar los 600.000 euros anuales y encargarse ellos mismos de gestionar la barriada. "Cerramos allí y aquí y con ese dinero tendríamos luz, barrenderos y vigilancia privada", supuso. Es más, también barajan la posibilidad de consignar los impuestos en el juzgado hasta que éste se pronuncie sobre si es de recibo lo que les está pasando.

Al encuentro se sumó también la administradora de fincas, Irina Fernández, conocedora de toda la problemática que desveló que el Consistorio tiene retenidos los avales de los promotores. "Tendrán que ponerse de acuerdo el Ayuntamiento, la urbanizadora y los promotores pero esto se tiene que solucionar", inquirió.

Los vecinos calificaron de tercermundista la zona en la que viven y eso que se trata de una barriada joven y con muchas posibilidades. Las parcelas públicas, incluida la de la futura Ciudad de la Justicia están abandonadas, con mucha maleza que favorece la proliferación de ratas y hasta de serpientes. Las privadas están en una situación similar.

En una zona no hay arquetas con el peligro que supone. Igualmente no hay alumbrado porque nada está recepcionado pero los ladrones también robaron el cobre de las farolas. En la calle Misioneras Concepcionista cortada por un grave deslizamiento faltan verjas y hasta baldosas. "Llamas a la Policía Local y ni vienen", dijeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios