Un interno de Botafuegos es trasladado a aislamiento tras un incidente en un registro

  • Su hermana denuncia que fue agredido por los funcionarios y la dirección de la cárcel lo niega

Comentarios 1

Rocío Moya interpuso ayer una denuncia en el Juzgado de Instrucción número dos de Algeciras por una supuesta agresión sufrida por su hermano José Luis Fernández a manos de funcionarios de la prisión de Botafuegos.

Moya explicó que ayer fue a visitar a su hermano, de 38 años, a la cárcel y que allí le dijeron que no podía verlo porque estaba incomunicado. Los funcionarios le informaron de que había habido un registro rutinario y que Fernández se había puesto muy nervioso, por lo que tuvieron que trasladarle a aislamiento. Además, negaron que hubiera sufrido ningún tipo de agresión física.

Sin embargo, según Moya, por la tarde recibió dos llamadas telefónicas de internos de Botafuegos que le aseguraron que le habían dado una "paliza" a su hermano, que éste se encontraba mal y que había pedido que se avisara a su hermana para que se personara con un médico y su abogado. Algo que, según Moya, le es imposible conseguir hasta mañana lunes. Por ello, decidió poner la denuncia.

El director de Botafuegos, Francisco Márquez, por su parte, informó a este diario de que había habido un cacheo rutinario y que el preso, en el módulo 11, se había puesto agresivo. Por ello, los funcionarios tuvieron que reducirlo y llevarlo a aislamiento. Márquez explicó que cuando se utilizan medios coercitivos, inmediatamente se pone en conocimiento del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, que determinará si la actuación fue correcta. El responsable de la cárcel, asimismo, señaló que cuando un interno está aislado lo primero que recibe es la consulta del médico, que certifica el estado del preso. Según Márquez, le habían comunicado que no tenía lesiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios