Domingo agridulce

  • La Borriquita retrasa su salida y cumple su estación de penitencia

  • El Huerto se queda en la iglesia ante la amenaza de lluvias

Se venía anunciando desde principios de semana: el Domingo de Ramos amenazaba con ser uno de esos días de Semana Santa llenos de tensión, con ojos mirando al cielo y el corazón de los hermanos en un puño, móviles echando humo al consultar las previsiones meteorológicas y opiniones contrapuestas sobre la decisión más difícil: atreverse salir a la calle con amenaza de lluvia o dejar sin estación de penitencia a la hermandad. Y el primer día de la Semana Mayor algecireña cumplió con lo previsto: la caprichosa meteorología del Estrecho no dio tregua y lanzó un aguacero a mitad de la tarde que partió en dos lo que por unas horas parecía que iba a ser una jornada redonda.

El de ayer fue un domingo agridulce, con la parte agradable en el colegio de los Salesianos. La iglesia de María Auxiliadora bullía poco antes de las cinco de la tarde con la vida propia de cualquier cofradía preparando su salida y la añadida de los más de 80 niños que vestidos de hebreos dan personalidad al cortejo. A esa hora el hermano mayor, José María Pizarro, se dirigía a los hermanos para anunciar que se retrasaba la salida una hora con el objetivo de esquivar la lluvia, que había hecho acto de presencia. A partir de ahí, aseguraba, las previsiones eran mejores. El alivio podía respirarse en la sede de la Hermandad que anuncia la llegada de la Semana Santa.

Con una hora por delante, quedaba tiempo para detenerse en los detalles. La Virgen de la Alegría lucía ayer por primera vez su candelería completa, 62 candelabros que se han ido completando poco a poco gracias a las aportaciones de hermanos y devotos dentro del proyecto Luz de la Alegría. Se llevó muchos de los comentarios del día, como también el pececito de plata que lució la Virgen en recuerdo del pequeño Gabriel Cruz, asesinado en Almería. No era la única joya que llamó la atención: en la pechera, la Dolorosa lucía una nueva cruz y en el manto, una salamanquesa recordaba la promesa hecha por un hermano. También volvía a admirarse el nuevo rostro de Jesús del Amor, que se estrenaba el pasado año.

A las seis en punto la cofradía emprendía su camino llenando de rojo y blanco el entorno de los Salesianos. "Al pueblo le hace falta alegría y ya estamos aquí para repartirla", arengaba el capataz de la Virgen a los costaleros. Poco antes de la salida, la junta de gobierno pedía que en caso de lluvia "estemos tranquilos". La lluvia llegaría pero la cofradía seguiría adelante acompañada, hasta completar una brillante estación de penitencia que acababa poco después de la hora inicialmente prevista.

La cruz de la tarde estaba en la Cuesta del Rayo. La Hermandad de la Oración en el Huerto también había retrasado su salida en una hora para cuadrar horarios con la de la Entrada Triunfal en Jerusalén. A las 19:00, una hora después de lo habitual, la puerta de la parroquia del Corpus Christi se abría ante una multitud de gente que aguardaba pacientemente en la calle a sus titulares, un barrio a la espera de acompañar a su cofradía en su día grande. Pero justo en ese mismo momento el cielo empezaba a descargar agua, un aguacero de unos minutos que demudaba el semblante de los nazarenos y costaleros que estaban en la puerta.

Agolpados los fieles en el portón, la junta de gobierno se reunía de urgencia para tomar una decisión, aunque las caras hacían presagiar lo que finalmente ocurría: se decidía no realizar la estación de penitencia. El hermano mayor, Diego Franco, explicaba con lágrimas en los ojos que había que tomar la decisión "fríamente, porque si la hubiéramos tomado con el corazón estaríamos en la calle ahora mismo". Sin un sitio en el que refugiarse la salida se tornaba difícil.

Vídeo: Erasmo Fenoy

Los fieles que esperaban fuera accedieron posteriormente a la iglesia para ver a sus titulares, rodeados de nazarenos y costaleros abatidos por la decisión. La hermandad estrenaba este año cuatro cartelas que suponen el inicio de un gran proyecto, que cambiará la fisonomía del paso de misterio con una serie basada en la iconografía de la oración. Habrá que esperar otro año para verlas en la calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios