Provincia

Un suceso que "no tiene nada que ver con el barrio"

  • Los vecinos del Cerro del Moro, entre testimonios directos, rumores y versiones varias

"No tiene nada que ver con el barrio, ni para por aquí ni es conocido". Vecinos del Cerro del Moro se anticipaban ayer a las preguntas que los numerosos medios de comunicación congregados alrededor del bar El Manchao les hacían con respecto al suceso de la noche del martes, protagonizado por un capitán de la Guardia Civil. Esto es, podría haber ocurrido en este bar o en otro. Pero en la zona, por Lacave y alrededores, todos conocían los hechos. Bien por haberlos visto en directo o a través de los videos, ciertamente virales, estaban al tanto. Grabaciones desde distintos ángulos, que volaron por las redes sociales, ponían al corriente a muchos gaditanos de lo que había sucedido. Y la viralidad traspasó Cortadura, de ahí la procesión de cámaras y reporteros de distintas cadenas.

Pero hubo quien lo vivió desde su ventana, en directo y sin atender a rumores, dimes y diretes. Como una vecina que, sin querer dar su nombre, contaba que se sintió "indignada" al comprobar cómo "un guardia civil estaba dando ese ejemplo llevando un arma, con el consiguiente peligro". Aseguraba esta mujer que el capitán y otras personas "llevaban bebiendo en la terraza desde por la tarde", algo en lo que coincide con otros testimonios. Todo el que pasaba por allí grababa con su móvil, según esta vecina. Todavía no se había producido la llegada de la Policía Local tras ser alertada de la situación "y desde antes llamaba la atención lo que estaba ocurriendo". Asomada a la ventana presenció el momento en el que "se lió todo porque el guardia civil quería coger el coche en ese estado".

La viralidad de los videos congregó ayer en la zona a todas las cadenas de televisión

Sobre este último comentario discrepaban en El Manchao. La misma propietaria del establecimiento y un empleado que ayer por la mañana se encontraban en el bar, pero que no habían estado por la noche al no ser su turno de trabajo, decían que, según les habían comentado los empleados que sí se encontraron con la papeleta, "ese hombre no tenía intención de coger el coche porque ya habían quedado dos compañeros de la guardia civil en venir a recogerlo. Aquí cada uno cuenta una película, ya se sabe cómo son estas cosas".

A pie de calle algunos lugareños atendían a las televisiones allí destacadas. Otros insistían en quedar en el anonimato, como un hombre que frente al bar lamentaba "el peligro que hemos corrido con ese hombre". Un llamativo suceso en el que el Cerro del Moro solo tuvo la mala suerte de ser el escenario escogido por sus protagonistas.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios