Francisco Yuste Brioso · Propietario Bodegas Yuste

"La manzanilla necesita darse a conocer fuera de nuestras fronteras"

  • Elabora productos tan conocidos como Manzanilla La Kika, San León o Aurora y el amontillado Conde de Aldama, algunos de ellos premiados en certámenes internacionales

Yuste, con una copa de manzanilla en la mano Yuste, con una copa de manzanilla en la mano

Yuste, con una copa de manzanilla en la mano / Fito Carreto

Francisco Yuste es el propietario de las bodegas que llevan su nombre, todo un entramado empresarial con el que dar valor a la manzanilla de Sanlúcar.

—¿Dónde y cuándo comienza la historia de Bodegas Yuste?

—El mundo bodeguero siempre fue mi ilusión, desde que comencé a trabajar muy joven con mi padre. Mi sueño era poder vivir algún día en una bodega y he tenido la fortuna de verlo realizado con el paso de los años. Mi pasión por mi ciudad y por la manzanilla me ha llevado a coleccionar vinos de bodegas que iban tristemente desapareciendo y a recuperar inmuebles bodegueros que eran y siguen siendo patrimonio de Sanlúcar. Lo que nació como un hobby, hoy en día es un negocio en el que tengo muchas esperanzas. Nuestros vinos tienen muchísimo futuro.

—¿Cuándo se fueron añadiendo bodegas al entramado empresarial?

—Desde que adquirí la primera bodega en Sanlúcar en 1989 no he dejado de realizar inversiones para recuperar patrimonio bodeguero, tanto en vinos como en bodegas. Primero fue la Bodega de Santa Ana, en el Barrio Bajo de Sanlúcar, donde además vivo junto a mi familia tras una rehabilitación que duró más de dos años. Tras ellas, llegaron la Bodega de Los Ángeles, en el Barrio Alto, y la Bodega Miraflores, cerca del Pago que le da nombre. Todas ellas se dedican a la crianza de manzanilla. En Miraflores además tenemos la bodega de brandy y en ella descansan los tesoros que elaboró la desaparecida bodega de Pedro Romero, como son el Brandy Punto Azul Prestige y Heritage, sin olvidarnos de las soleras de Pedro I junto al ponche y el ron de criaderas y soleras.

En Los Ángeles cuido de algunos de los vinos generosos con más crianza del mundo, como son las soleras del Conde De Aldama, que se remontan a 1740. Y en mi casa, en Santa Ana, mimo a una de las manzanillas con más años bajo velo de flor de Sanlúcar como es Manzanilla La Kika, un homenaje a mi madre que no ha parado de obtener reconocimientos desde que está en el mercado.

Aunque no todo es bodega, también compré Viña Alamedilla hace veinte años, 46 hectáreas de viñedos en el pago jerezano de Carrascal, que mantengo durante todo el año como un inmenso jardín.La última inversión importante ha sido la compra en 2016 de la histórica bodega sanluqueña Herederos de Argüeso, con soleras como las de Manzanilla La E, probablemente el vino más consumido en Sanlúcar y que de momento solo se comercializa a granel. Y por supuesto con Manzanilla San León, santo y seña de la ciudad de la manzanilla y que este 2017 ha obtenido el premio de mayor prestigio internacional, el Manzanilla Trophy en la International Wine Challenge de Londres.

— ¿Cuál diría que es el producto estrella de la casa y el que cuenta con mayor favor del público?

—El producto estrella es la manzanilla. Es algo genuino de Sanlúcar y somos muy pocas las bodegas que conseguimos producir este vino bajo velo de flor los 365 días del año. Si tuviese que elegir de Bodegas Yuste entre Manzanilla Señorita Irene, Aurora o La Kika, sin duda me quedaría con las tres.Aunque el vino que realmente es el mayor tesoro de cuantos he rescatado a lo largo de los años es el Amontillado Conde De Aldama, mejor Amontillado en 2017 del Marco del Jerez y un orgullo para mí que además sea de origen sanluqueño. Un vino con más de un siglo que representa lo máximo a lo que puede llegar un vino generoso, algo digno de catarse al menos una vez en la vida. Son muchas las personas que vienen a conocer la bodega desde distintos rincones del mundo atraídos por este perfume. Hay un antes y un después de catar este amontillado de manzanilla.

— ¿Qué mercados son los mayores importadores de manzanilla en el mundo?

—Europa, Estados Unidos y Japón son nuestros principales clientes. Sin embargo, a nivel de exportación tenemos muchísimo camino por recorrer. En España las ventas de la D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda con solo un vino como es la manzanilla, son superiores a las ventas de la D.O. Jerez-Xérès-Sherry que incluye fino, amontillado, oloroso, palo cortado, vinos generosos de licor y dulces naturales. Esta tendencia nacional no la vemos reflejada en exportación.

La manzanilla, como Denominación de Origen con más de cincuenta años de historia, necesita promoción específica para darla a conocer fuera de nuestras fronteras, pero a nivel institucional es el Consejo Regulador de Jerez el que decide como se gestionan los fondos de publicidad. Personalmente no recuerdo una campaña de promoción exterior específica de la D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda y como todos sabemos lo que no se comunica hoy en día no existe.

A pesar de ello, la manzanilla sigue incrementando ventas totales año tras año a pesar de la caída del Jerez y esto se debe a la enorme calidad de los vinos de Sanlúcar, origen de la crianza biológica bajo velo de flor.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios