La estatura de Ricardi pone en duda que sea el autor de la violación de la que está acusado

  • El portuense mide 1,50 centímetros y la víctima declaró que el hombre que la violó medía 1,60 ó 1,65

Ricardi Robles , el portuense encarcelado por la violación de una joven en 1995, que la Policía Nacional achaca desde hace ya más de dos meses a dos jerezanos de amplio historial delictivo, mide bastante menos de lo que la víctima declaró que medía el más bajo de los dos individuos que la forzaron. Poco más de metro y medio es lo que mide Ricardi, un metro y cincuenta centímetros y medio exactamente, ha establecido la forense tras tallar al portuense a petición de la Fiscalía.

La joven que fue salvajemente agredida por dos sujetos que ocultaban su rostro con pasamontañas en agosto de 1995, y que por turnos la amenazaron con una navaja en un descampado en Valle Alto, en su primera declaración en la Comisaría de El Puerto, dijo que fue forzada por dos sujetos. Uno alto, de complexión normal, y otro de "un metro sesenta o sesenta y cinco de estatura, algo grueso, con barriga prominente".

Y justo muy poquito más de 1,65 (1,66) es lo que mide Fernando P., el más bajo de los dos jerezanos a los que la Policía apunta como autores de las diez violaciones denunciadas entre 1995 y 2000 en El Puerto, Puerto Real y Jerez.

Otra casualidad que se suma a la prueba primordial: que se ha demostrado ahora de modo irrefutable gracias al ADN que los restos de semen hallados en la ropa interior de la víctima de la violación que pena Ricardi pertenecen a Fernando. Por ello la Policía ha venido sosteniendo que la condena del portuense ha sido un error, que sería Fernando, y no Ricardi, el bajito con barriga que tenía problemas de erección que, ayudado por su compinche el alto, Juan B., violaba durante horas a jóvenes en descampados.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios