universidad | la recuperación de un nuevo equipamiento EN EL CAMPUS DE CÁDIZ

La UCA se prepara para la apertura del Colegio Mayor

  • Las obras marchan a buen ritmo para su inauguración a inicios del próximo curso

  • Ya se está realizando la contratación de servicios y suministros

Las obras del Colegio Mayor Beato Diego José de Cádiz se encuentran a pleno rendimiento para finalizarlas en verano. Las obras del Colegio Mayor Beato Diego José de Cádiz se encuentran a pleno rendimiento para finalizarlas en verano.

Las obras del Colegio Mayor Beato Diego José de Cádiz se encuentran a pleno rendimiento para finalizarlas en verano. / fito carreto

Tras 16 años cerrado y sin uso, el Colegio Mayor Beato Diego José de Cádiz afronta ya la fase final de las obras para la recuperación de esta residencia por parte de la Universidad de Cádiz. Con el inicio oficial del curso 2018/19, este equipamiento para alojar a estudiantes, profesores visitantes e investigadores recobrará la vida, aunque este edificio nada tendrá que ver tanto en instalaciones como en equipamiento con el que estuvo abierto entre 1954 y 2002.

Pero hasta el día de la inauguración se tienen que ir cerrando muchas cuestiones para que la maquinaria entre en pleno funcionamiento entre finales de septiembre y principios de octubre. En esas fechas, los nuevos colegiales se encontrarán con un edificio completamente nuevo del que sólo se ha conservado la fachada.

El centro contará con un programa de actos para recuperar su anterior vida colegial

Actualmente, las obras, que está realizando la empresa Acciona y cuentan con una inversión de 4.816.029,90 euros (IVA incluido), se encuentran en su fase final. Así, ya se han completado los cerramientos y la estructura del inmueble, centrándose en la actualidad los trabajos en el acondicionamiento de las instalaciones. Si todo sigue al ritmo actual, la rehabilitación se completará en verano para que dé tiempo al equipamiento del edificio antes de su estreno el próximo otoño.

Para asegurar que todo llega a tiempo, la UCA ya está realizando todas las tareas necesarias para asegurar que todos los servicios se van a prestar de manera correcta y a tiempo para su apertura el próximo curso. Así, ya se encuentran en marcha dos licitaciones centradas en el equipamiento del Colegio Mayor. La primera de ellas es la contratación del suministro e instalación de colchones y lencería de cama y baño, que tiene un presupuesto base de 78.686,30 euros (IVA incluido), mientras que la segunda está destinada al suministro e instalación del mobiliario y los enseres de esta residencia por un valor de 217.164 euros. Ambos procesos se encuentran ya en la fase de valoración de ofertas, por lo que está ya cercana la contratación de ambos servicios.

Por su parte, aún queda pendiente que salgan a concurso en próximas fechas los contratos para el servicio de restauración, el equipamiento de cocina industrial y el servicio de lavandería. Por último, para completar la cartera de prestaciones que son necesarias para el funcionamiento de este equipamiento, la UCA va a ampliar los actuales contratos de los servicios de limpieza y seguridad para atender las necesidades de este edificio.

Otro aspecto relevante que se está cerrando es el apartado del personal. Así, ya se ha nombrado como director del centro al profesor Enrique García Luque, que está coordinando tanto las distintas actuaciones relacionadas con el edificio como con el proceso de reserva de plazas. Además, la estructura de personal de la UCA que trabajará en esta residencia estará formada por un subdirector, cuatro conserjes que atenderán en turnos de mañana y tarde, y un gestor de administración. A esta plantilla hay que sumar las de las empresas que gestionarán los servicios de limpieza, seguridad durante las noches y los fines de semana, y comedor.

Con todo, cuando las obras hayan finalizado este inmueble moderno contará con 90 habitaciones para estudiantes -distribuidas entre 75 habitaciones individuales, 12 dobles y tres dobles-superiores- y nueve habitaciones dobles para profesores visitantes e investigadores. A esto hay que sumar la cartera de servicios que van a poder disfrutar los futuros colegiales al disponer de comodidades como conexión wifi, climatización, minineveras y cajas fuertes en las habitaciones, servicio de lavandería por fichas, parking, suscripción a prensa local y nacional, sala de fitness, pistas deportivas, sala de ocio o biblioteca, entre otros.

El correcto funcionamiento de este equipamiento no depende sólo de las instalaciones y los servicios que se ofrecen a los residentes para hacerles su vida mucho más cómoda. Un punto importantísimo es dotarle de vida universitaria por su concepción como colegio mayor. En este aspecto juega un papel importante el director del centro, Enrique García Luque, que, precisamente, residió en este inmueble entre 1991 y 1997. "El Colegio Mayor no puede ser una residencia universitaria pura y dura, debe tener una vida académica, un plus universitario", destaca García Luque para explicar la finalidad de este tipo de centros.

Por ello, y a partir de su experiencia como residente, está preparando un conjunto de actividades con las que "retomar la vida colegial" de este edificio, pero "poniéndolo a andar con los nuevos tiempos con actividades atractivas para la juventud millennial". Una vida que, tal y como especifica García Luque, no se va a cerrar a los colegiales, sino que se pretende abrir al público en general para convertirlo en un nuevo referente cultural de la UCA.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios