300 trabajadores exigen en Cepsa el desbloqueo del convenio colectivo

  • La administración impide la asamblea del lunes al ser indefinida, por lo que el comité estudia modificarla a tres horas

Comentarios 8

La negociación del convenio colectivo de Cepsa, aún bloqueada. La plantilla de la refinería Gibraltar-San Roque se concentró ayer durante una hora en la entrada de la petroquímica. Alrededor de 300 trabajadores -tanto de jornada normal como de turno- estuvieron desde las siete hasta las ocho de la mañana en protesta para que se desbloquee definitivamente la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre el convenio colectivo de los trabajadores.

El comité de huelga (UGT, ATS y USO) recordó que el próximo lunes se realizará una asamblea en la puerta de la fábrica a partir de las 14.00 horas. Si bien, el jueves señalaron que sería una concentración permanente, tendrá que ser modificado ya que la Subdelegación del Gobierno de Cádiz notificó la imposibilidad de realizarla por no precisar el tiempo estimado que estarán en la entrada.

Por esta razón, el comité afirmó que intentarán que se realice entre las 14.00 y las 17.00 horas, aprovechando la salida de los empleados que están en jornada normal. Aunque todavía se tiene que negociar el permiso. Este contratiempo en lo planificado provocó que ayer numerosos trabajadores aún no supieran los cambios, por lo que el comité tratará de informar a la plantilla el mismo lunes si es preciso.

En lo que respecta a la cuarta jornada de huelga, todo transcurrió con tranquilidad, pese a que no se produjo ningún acercamiento en favor de una conciliación. La reducción de las cargas en las unidades se están manteniendo, tal y como se especificara en los servicios mínimos concedidos por el Ministerio de Industria, sin embargo desde el comité se reconoció que la parada laboral ya se está empezando a notar.

Por otra parte, se ha convocado una nueva huelga de diez días que empezará el 5 de marzo. De esta forma se intentan buscar otras medidas de presión para solucionar esta situación que enfrenta a dirección y plantilla. Los "abusivos" servicios mínimos, como reconoció en días pasados el comité de huelga, motivan que se busquen otras alternativas a la parada laboral.

La refinería campogibraltareña cuenta con más de 900 empleados, aunque junto a Madrid y Tenerife se contabilizan más de 2.000 personas. Los puntos más destacados, causantes principales del conflicto, son la diferencia salarial, la reducción de jornada y el absentismo laboral. Así, hasta que no se solucionen o se llegue a acuerdo en estos aspectos se mantendrá la parada convocada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios