La sección de popa del 'New Flame' se hunde a causa del mal tiempo

  • Una bodega se inunda y desestabiliza al carguero, cuya popa desciende al fondo del mar en posición vertical · Sólo el puente de navegación, el mástil de popa y parte de la chimenea permanecen visibles

Comentarios 71

La sección de popa del buque New Flame, que permanece encallado en aguas de la bahía desde el pasado 12 de agosto, se hundió ayer casi por completo a causa del mal tiempo registrado durante el fin de semana. Seis meses después del accidente, sólo el puente de navegación, el mástil de popa y la parte superior de la chimenea permanecen visibles sobre la superficie del mar.

Según informó el Gobierno de Gibraltar en un comunicado de prensa, el origen del hundimiento de la sección de popa fue la inundación de la bodega número cinco del carguero, que desestabilizó al buque. En consecuencia, la sección de popa descendió al fondo del mar en posición vertical.

El Ejecutivo del Peñón, que remitió a los medios de comunicación a esta nota de prensa sin querer hacer más comentarios, agregó que la posibilidad del hundimiento había sido contemplada, razón por la que Titan, la empresa contratada para la operación de traslado del naufragio, "había puesto en marcha medidas de precaución en la zona antes de que comenzara el mal tiempo".

Estas medidas consistieron en la colocación de varias cadenas pesadas bajo el casco de la embarcación. Unas cadenas que, según el Gobierno de Peter Caruana, "permitirán que la parte del carguero que se ha hundido sea levantada del fondo del mar una vez que las operaciones sean reiniciadas".

Sobre posibles vertidos, el número 6 de Convent Place aseveró que el incidente, que se produjo a primera hora de la mañana de ayer, "no causó contaminación". No obstante, matizó que "puede haberse producido un pequeño vertido de aceite diesel de motor ligero procedente del equipo de salvamento, que permanecía en la cubierta del New Flame en el momento de los hechos".

Por último, el Gobierno reseñó que está previsto que las operaciones de traslado del naufragio se reinicien una vez que las condiciones climatológicas mejoren durante la semana.

Aunque en La Línea de la Concepción no se registró ayer ninguna consecuencia del hundimiento de la sección de popa del New Flame, el alcalde, Juan Carlos Juárez, ordenó al concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Francisco Muñiz, la puesta en marcha inmediata de un plan de emergencia municipal para vigilar el litoral linense. "Aunque todo hace indicar que el temporal no va a permitir que los nuevos vertidos líquidos procedentes del New Flame lleguen a las playas de La Línea, hemos creído conveniente vigilar la zona para actuar si fuese necesario en cualquier momento. A pesar de que la componente del viento ayuda a que la contaminación no recale en nuestras playas, también es cierto que existe mar de fondo, con fuerte oleaje, lo que podría ser perjudicial", puntualizó el Ayuntamiento en un comunicado de prensa.

Por otro lado, tanto el primer edil como el concejal de Seguridad Ciudadana se pusieron a disposición de los responsables del plan de emergencia establecido por la Junta de Andalucía y Costas "por si pudieran necesitar los servicios municipales disponibles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios