El gobierno local tacha de ridícula la queja del PP sobre el nudismo

  • Moreno señala que se retira todo lo referente a esta práctica de las ordenanzas para no crear debate ya que esta actividad sólo se efectúa en zonas apartadas

Comentarios 5

El equipo de gobierno acogió ayer con sorna la queja procedente del Partido Popular en torno a la práctica del nudismo en el litoral tarifeño. Paola Moreno, concejal responsable de Playas explicó que lejos de crear polémica se "ha eliminado de las ordenanzas, la referencia a la práctica nudistas, para precisamente no vernos como ha ocurrido con otros municipios como Cádiz, en medio de un debate que en Tarifa no se ha generado porque la práctica nudista se reduce a zonas alejadas, semivírgenes y no en lugares frecuentados por un amplio volumen de usuarios como pueden ser las playas urbanas". La edil tarifeña reconoció que la alarma planteada desde el seno del PP "es ridícula, infundada y anacrónica y viene a plantear un debate inexistente en una sociedad como la tarifeña ajenas a esos prejuicios morales más cercanos a épocas pasadas ya superadas, que a la actualidad".

En la misma tónica se pronunció el edil de Turismo, Javier Mohedano, quién subrayó que Tarifa cuenta con un término municipalde más de 20 kilómetros de playas, donde "la práctica nudista nunca ha sido un problema y ahora el Partido Popular quiere hacer del asunto un motivo de confrontación política".

El nudismo en Tarifa se practica desde hace más de tres décadas. Viene exportado de sociedades europeas. En los inicios de los años 70, en plena transición democrática, algunas playas del municipio que comenzaban entonces una incipiente apertura turística que devendrían en auténticos centros turísticos de la provincia como Punta Paloma o Bolonia, experimentaron una mínima afluencia de nudistas o naturistas que buscaban la complicidad de los pinares próximos y los sistemas dunares para poder ejercer el nudismo sin provocar un "escándolo público". De ahí que con la llegada de la democracia y del destape se pasó a la práctica nudista en esas zonas concretas y se viene permitiendo, incluso advirtiéndolo con cartelería en algunas de las playas.

A pesar de los años transcurrido, la concentración de nudistas en las demás playas tarifeñas, y en concreto las más urbanas es inexistente si bien el toples sí es una práctica más que entendida entre las mujeres y sin que haya generado ninguna polémica al respecto relacionada con la moral como ahora plantea el Partido Popular.

Los populares criticaron el cambio de la ordenanza y aseguraron que de esta forma, se permitirá practicar el nudismo en playas con una gran asistencia de familias y niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios