La electrificación de la línea Algeciras Bobadilla, postergada a después de 2020

  • Las dos subestaciones necesarias para el ferrocarril se quedaron fuera de la planificación estatal al reajustarse esta por la crisis

  • El PSOE pregunta al Gobierno por su programación

Una fila de las nuevas traviesas, pendientes de ser colocadas. Una fila de las nuevas traviesas, pendientes de ser colocadas.

Una fila de las nuevas traviesas, pendientes de ser colocadas. / erasmo fenoy

Comentarios 4

La ejecución para 2020 de la línea Algeciras-Bobadilla se adentra en el terreno de la utopía. A pesar de que desde el Gobierno se insiste en que se cumplirán los plazos comprometidos con Europa, la revisión de lo ejecutado no deja de poner en duda ese compromiso. A la falta de proyecto para el tramo Ronda-Antequera se suman ahora inconvenientes eléctricos: la línea necesita dos subestaciones para su electrificación y estas no están incluidas entre las infraestructuras a ejecutar dentro de la planificación del sector eléctrico 2015-2020. Es más, el documento las engloba dentro del grupo de instalaciones a desarrollar en el periodo posterior a 2020.

La alarma saltaba en el reciente foro empresarial de Europa Sur, cuando el presidente de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras, Manuel Morón, inquiría al presidente de Red Eléctrica, José Folgado, sobre la situación de la infraestructura eléctrica necesaria para la línea de tren. En el foro llegaba una respuesta negativa: las dos subestaciones de la línea están fuera de la planificación obligatoria. Y aquello que se queda fuera de la parte vinculante de la planificación no se ejecuta. Pero además, las subestaciones sí que estaban en el borrador de regulación anterior que quedó en el cajón con el cambio de Gobierno, ya que el PP impulsó un cambio en la planificación para adaptar esta a la situación de crisis económica.

En el año 2011, el Gobierno central aprobó un borrador del plan 2012-2020 en el que se incluía la construcción de las subestaciones de 400 kV Ronda y Marchenilla, destinadas a cubrir la demanda eléctrica del nuevo tramo ferroviario Algeciras-Bobadilla. Pero en 2012 un decreto del Gobierno dejó sin efecto el proceso de planificación en marcha y ordenó la elaboración de un nuevo documento "tomando como base el escenario macroeconómico actual y previsto más probable", con el objetivo de minimizar "los costes de la actividad de transporte y del conjunto del sistema eléctrico", además de adaptarse a los nuevos compromisos con la UE en materia de eficiencia energética y la reforma regulatoria del sector eléctrico.

Ese era el Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2015-2020. En él, las dos subestaciones que antes se preveía construir quedaban en el denominado anexo II, donde se recogen las infraestructuras que se considera que serán necesarias en los años siguientes al horizonte del plan; ante los largos periodos de tramitación administrativa y medioambiental que requieren las infraestructuras eléctricas, el Ministerio de Industria optó por esa fórmula para que pudieran iniciarse los trámites administrativos. También perdieron subestaciones otros ejes ferroviarios, como el Burgos-Vitoria, el Monforte-Murcia y Navalmoral-Badajoz.

El plan en vigor calcula el coste estimado de la actuación en 17,3 millones de euros para la construcción de las dos nuevas subestaciones de 400kV y sus correspondientes conexiones. Un coste a ejecutar después de 2020.

A este respecto, el diputado socialista por Cádiz Salvador de la Encina anunciaba ayer que ha presentado una pregunta al Gobierno. De la Encina considera que de confirmar el Ministerio de Fomento esta situación supondría "un obstáculo más en el tortuoso camino que el Gobierno del PP le está poniendo al proyecto de modernización y electrificación de la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla".

Desde el PSOE se pregunta cómo se va a garantizar que esté terminado el enlace ferroviario Algeciras-Bobadilla en los próximos años sin las dos subestaciones previstas para la modernización del tramo férreo. También se insta a Fomento a concluir "de una vez por todas" la Declaración de Impacto Ambiental del tramo Ronda-Antequera, tras cerca de siete años de estudios. Igualmente, pregunta al Gobierno por las previsiones presupuestarias programadas por el Ministerio de Fomento para 2018, para la modernización y electrificación de la línea férrea Algeciras-Bobadilla.

Además, reprocha al Ejecutivo que mientras el ramal costero del Mediterráneo lleva invertidos más de 13.500 millones de euros, según nota del propio Ministerio de 21 de junio pasado, de los 1.380 millones de euros que se necesitan invertir en la conexión Algeciras-Bobadilla en virtud del documento del Ministerio de 15 de enero de 2015 se está ahora empezando a invertir los primeros 20 millones, por lo que insta al Gobierno a no seguir discriminando ni a Andalucía ni al Campo de Gibraltar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios