Los tres detenidos en las protestas de Cepsa niegan que alteraran el orden

  • El comité lamenta que la Guardia Civil actuara "por una influencia malintencionada de alguien que pensaba que iban a invadir la refinería" · Medio centenar de trabajadores respalda a los imputados

Comentarios 15

Los tres detenidos en las protestas para el desbloqueo de la negociación del convenio colectivo de la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa prestaron ayer declaración en el Juzgado de Instrucción número uno de San Roque. Más de medio centenar de compañeros estuvieron presentes desde las diez de la mañana hasta pasadas las doce del mediodía para apoyarles, ante lo que consideran un hecho injusto.

Uno de los apresados en la manifestación y miembro del comité, Francisco Javier Sánchez Estanislao, consideró la experiencia como "mala y desconcertante". Afirmó que aún no se explican qué pasó exactamente. Relató que estaban en una concentración donde no se cortó la carretera. Cuando la Guardia Civil llegó con la orden de disolución decidieron volver al trabajo. "Estábamos ya disueltos y entonces nos encontramos con los efectivos y nos dijeron que no podíamos pasar y los rodeamos de forma pacífica. Una vez rodeados empezaron a lanzarnos botes de humo por la espalda y entonces nos fuimos a la puerta de refinería, que era la única salida que teníamos".

La sorpresa, tal y como sostuvo el trabajador detenido, fue cuando al llegar vieron que los agentes también se encontraban en la entrada. Allí les comunicaron que tenían un minuto para disolverse, "pero claro no podíamos ni entrar ni salir", así que para mostrar el tono pacífico realizaron una "sentada" por la que volvieron a recibir gases lacrimógenos e incluso bolas de goma. "Cargaron contra nosotros y con el miedo corrimos donde pudimos que era la puerta". Allí fue donde interceptaron a Estanislao, aunque según argumentó, lo más curioso fue la detención de uno de los compañeros, que llegaba a trabajar a la refinería cuando le sorprendieron.

El imputado por cargos de desobediencia grave y alteración del orden público -lleva doce años trabajando en la empresa- afirmó que espera que el juez sea razonable y vea las cosas tal y como fueron, "y que se quede la cosa en un anécdota desagradable". Finalmente, reconoció que no sabe qué pasará, en el caso de que se presenten cargos contra ellos.

Por otra parte, desde el comité de empresa se volvió a reiterar la petición de que dimita el director del centro y el subdelegado del Gobierno tras los incidentes. Admitieron que conocen las instalaciones y saben que la refinería tiene cuatro puertas de acceso, por lo que "se puede demostrar que seguían entrando cubas por Guadarranque". Reconocieron que se encontraron en una "ratonera", apuntando que la sensación era que estaban sin salida, "si nos vamos a la autovía pensarán que vamos a cortar la CA-34 y entonces lo mejor era incorporarnos a nuestros puestos de trabajo".

El comité solicitó una reunión urgente con la dirección tras la primera carga, además entendieron de la peligrosidad de la intervención de la Guardia Civil. "Somos conscientes de que la primera carga se produce al lado de un cargadero de butano y eso no se puede hacer allí".

Los representantes resaltaron que entienden el trabajo de la Guardia Civil, pero lamentaron que alguien de forma malintencionada les hubiera influenciado y dicho que "unos locos quieren invadir la refinería, creemos que han querido jugar a meternos miedo". La comisión negociadora del convenio se reunió ayer en Madrid con representantes de la comarca, Madrid y Tenerife. La reunión se alargó hasta altas horas de la noche por lo que hoy se podrán conocer las decisiones tomadas. Por otro lado, reconocieron que aún la dirección no ha contactado con ellos, a pesar de los graves incidentes.

Fuentes de la empresa anunciaron que la negociación se debe efectuar con el departamento de Recursos Humanos, de todos modos ayer la jornada laboral transcurrió sin ningún incidente.

Por otra parte, el comité de empresa de la refinería de Huelva se solidarizó con los compañeros del Campo de Gibraltar y condenó la "actuación injustificada" de las fuerzas de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios