La escasa capacidad de la A-7 lastra el plan de tráfico de Las Marismas

  • La circulación por el interior del polígono se dificulta conforme avanza la jornada. El acceso desde San Roque registra tres kilómetros de colas a las ocho de la tarde

Comentarios 0

La escasa capacidad de la autovía A-7 provocó ayer problemas de tráfico en la zona comercial de Las Marismas de Palmones, especialmente en torno a las ocho de la tarde. El dispositivo especial de movilidad se enfrentó a la primera jornada fuerte de ventas en el polígono con un difícil reto, evitar el atasco en la autovía y los accesos. La confluencia del primer viernes del mes, el cierre de las tiendas hoy y la existencia de un puente festivo fueron los ingredientes del colapso.

La circulación por el interior del polígono comercial fue lenta pero fluida a primeras horas de la tarde (en torno a las 18.00 horas), pero a partir de las ocho de la tarde la situación se complicó hasta tal punto que las calles interiores de la zona comercial estuvieron totalmente colapsadas.

Los accesos desde la A-7 tampoco estuvieron mucho mejor. Los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil desplegados en la zona tuvieron que aplicarse para dar salida al volumen de coches utilizando para ello el circuito previamente establecido. Las rotondas de Carrefour y la estación de servicio, ambas a la altura del kilómetro 112, tuvieron que ser cortadas para evitar la generación de más atascos.

El plan, diseñado por la concejalía de Polígonos Industriales y Comerciales, contemplaba la creación de un circuito interno por la zona comercial que canalizase el tráfico tanto a la entrada como a la salida del parque comercial. Sin embargo, los principales problemas se produjeron en los accesos.

A las ocho, llegar hasta Guadacorte desde Algeciras era poco más que difícil. En el sentido contrario, la Dirección General de Tráfico registraba hasta tres kilómetros de colas (nivel amarillo) antes del polígono. Recorrer estos tres kilómetros llevaba algo más de 45 minutos.

La Policía Local barreña movilizó a diez agentes para regular el tráfico, unidos a otros tantos efectivos de la Guardia Civil. A pesar de sus esfuerzos, la escasa capacidad de los accesos comparada con la dimensión de la zona comercial jugaron en desventaja.

El jefe de la Policía Local barreña, Javier Vilches, señaló que el problema de base se encuentra en la falta de una autovía de circunvalación que permita rodear el polígono a quienes no tienen Las Marismas como destino. El puente de Guadacorte fue otro de los puntos conflictivos, donde los agentes encauzaron el tráfico para evitar más colas en los stops. La situación se estabilizó en torno a las nueve y media.

más noticias de COMARCA Ir a la sección Comarca »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios