La USO considera discriminatorio el acuerdo tras la huelga del metal

  • El sindicato recuerda que en la bolsa de empleo hay trabajadores con hasta 12 años de antigüedad sin un trabajo

12

La Unión Sindical Obrera (USO) calificó ayer de discriminatorio el acuerdo de recolocación que puso fin a los tres días de huelga en el sector de las contratas del metal de primeros de diciembre. El delegado sindical del Metal de la USO en Imtech Spain, Francisco Andero, y varios miembros de este sindicato expusieron ante este diario que el compromiso adoptado entre los sindicatos convocantes de la huelga (UGT, CCOO y CGT) así como la Federación de Empresarios del Campo de Gibraltar no respeta lo pactado en la bolsa de empleo del sector.

Los sindicalistas de la USO explicaron que la bolsa de empleo de las contratas auxiliares del metal cuenta en sus registros con trabajadores inscritos desde hace 12 años. "El que menos antigüedad tiene se apuntó hace cuatro años. Ahora se da el caso de que los antiguos trabajadores de Liver van a ser contratados de forma preferente y con el compromiso de hacerlos indefinidos en un plazo de seis meses. Si no se da esta circunstancia, tienen preferencia en cualquier caso sobre el resto de trabajadores del sector cuando surjan vacantes. Nos parece discriminatorio a todas luces", apuntó Jesús Mesa, delegado sindical de la USO.

El acuerdo contemplaba, además de buscar un empleo de forma urgente -antes del día 14 de este mes- a los 11 ex empleados de Liver, un trato preferencial en el caso de que quedaran sin empleo.

Desde esta formación sindical, que no participó en los tres días de paro en el sector metalúrgico que opera en las grandes industrias, el acuerdo que puso fin a la huelga "buscó salir del paso". Francisco Andero añadió que la huelga fue convocada por las otras tres centrales sin contar con el apoyo de las asambleas de los respectivos centros de trabajo. "Por eso no participamos, porque se trataba de una huelga impuesta por los grandes sindicatos que se hizo sin contar con los empleados", subrayan.

La Federación de Empresarios de la comarca también consideró en su momento que la salida a la huelga no fue de su agrado, pero que se vieron obligados a suscribirla para evitar un conflicto de mayores dimensiones. No en vano, los tres días de huelga supusieron unas pérdidas a las empresas principales superiores a los tres millones de euros, dado que el seguimiento alcanzó el cien por cien durante dos de las tres jornadas. El rechazo de los empresarios fue tal que convocaron a los pocos días una reunión con los sindicatos mayoritarios para redefinir las pautas de actuación ante los despidos en el sector metalúrgico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios