La Línea vive con tranquilidad el lunes festivo de rebajas

  • Sólo el centro comercial Gran Sur registra una mayor concentración de compradores

La primera jornada de rebajas en La Línea no supuso una gran aglomeración de gente esperando a las puertas de los pequeños comercios del centro de la ciudad. La tranquilidad fue la tónica imperante durante todo el día, aunque los comerciantes que abrieron coincidieron al declarar que hubo más ambiente propio de la época por la mañana, horario en el que abrieron más tiendas que por la tarde.

De hecho, sólo una media decena de tiendas de ropa y calzado abrieron sus puertas al público durante el horario vespertino del lunes festivo, la mayoría concentrados en la céntrica calle Real. Éstos centraron su actividad en los cambios y devoluciones de los regalos en los que los Reyes Magos no acertaron, y sólo unas cuantas personas se aventuraron a buscar y comprar las gangas que pueden encontrarse entre la mercancía de la temporada de invierno.

Grandes carteles de ofertas, que anuncian 2x1 y grandes descuentos que oscilan entre el 30 y el 50 por ciento, cuelgan en los escaparates desde ayer, cuando los empleados se afanaron en cambiar la decoración típica navideña de bolas, espumillones y brillos por carteles de colores ácidos que invitan a caer en la tentación de adquirir los productos que, desde ayer, tienen precios más asequibles para los bolsillos de los campogibraltareños.

Sólo las terrazas de los bares y cafeterías del centro tuvieron la actividad propia de un agradable día de fiesta, ya que en la mayoría de las tiendas abiertas lo único que se veía era gente paseando, sin intención aparente de comprar.

Otra situación distinta se vivió en el centro comercial Gran Sur, donde hubo más aglomeración de compradores desde primeras horas de la mañana tanto en la galería de tiendas como en el supermercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios