El Guadiaro vuelve a taponarse sin que haya un acuerdo para liberar el cauce

  • El río Guadalmesí, en Tarifa, también sufre acumulación de sedimentos en el curso bajo

La desembocadura del río Guadiaro bloqueada de nuevo, ayer por la mañana. La desembocadura del río Guadiaro bloqueada de nuevo, ayer por la mañana.

La desembocadura del río Guadiaro bloqueada de nuevo, ayer por la mañana. / jorge del águila

Era cuestión de tiempo. La desembocadura del río Guadiaro, en San Roque, ha vuelto a quedar bloqueada como consecuencia de la acumulación de arena apenas tres días después de que un grupo de voluntarios y ecologistas de Verdemar abrieran un pequeño canal, el pasado sábado.

La acción del viento, el régimen de mareas y la erosión han vuelto a formar un tapón dejando otra vez el agua estancada, según pudo comprobar ayer Europa Sur, lo que pone en riesgo la supervivencia de los peces por falta de oxígeno al no producirse el intercambio de masas de agua en la desembocadura. El enésimo bloqueo en el curso se produce sin que exista un acuerdo entre las administraciones (Gobierno y Junta) sobre cuál es la competente para actuar. Costas sostiene que debe actuar la Junta, por tratarse de un asunto ambiental vinculado a un curso fluvial, mientras que la Junta tiene pendiente analizar el último informe (de la Abogacía del Estado) que le atribuye la competencia. El bloqueo de la bocana del Guadiaro se ha convertido ya un problema recurrente, cuyos primeros episodios se produjeron hace ahora algo más de un año. El Ayuntamiento de San Roque intervino una vez con medios propios y encontró como respuesta el inicio de un expediente por parte de Costas.

Otro curso fluvial de la comarca que presenta problemas de acumulación de sedimentos en su curso bajo es el río Guadalmesí, que atraviesa el término municipal de Tarifa a lo largo de 7 kilómetros y desemboca en el Estrecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios