García celebra la ley que apoya la sostenibilidad de Los Alcornocales

  • La edil precisa que la lonja recibió la semana pasada 50 kilos de setas al día y que confía en alcanzar los 300 esta semana

La Lonja Micológica de Jimena recupera el pulso tras las lluvias caídas en la comarca y por ende, en el parque natural de Los Alcornocales, durante las fiestas navideñas. Así lo confirmó la concejal de Medio Ambiente, Noelia García, que precisó que la chantarella requiere entre 15 y 20 días para desarrollarse tras las precipitaciones.

Antes de fin de año, la edil jimenata salió al monte y comprobó la presencia de botones. "Los días previos a Reyes la lonja ha recibido diariamente unos 50 kilos de setas. No obstante, confío en que esta semana pueda alcanzarse los 300 kilos", aseveró con esperanza.

Asimismo, García celebró que a raíz de la Conferencia Internacional de la Micología celebrada en Córdoba, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta le haya notificado a final de año que está concluido el borrador para el desarrollo sostenible de los parques naturales, en concreto el de Los Alcornocales.

"En mi ponencia ofrecida en la primera cita internacional de estas características incidí en que era importante apostar por la sostenibilidad. Y la mejor de las noticias es que en marzo de 2008 la Ley estará lista", sostuvo.

La edil explicó que la normativa consistirá en la prohibición de recolectar inmaduros, la prohibición de acopiar setas en recipientes que no favorezcan la dispersión de las esporas o incluso poner límite a la cuantía de kilos recogidos. "Se trata de no esquilmar el monte y hacer un uso razonable de los recursos", dijo.

Por otro lado, la responsable de Medio Ambiente en Jimena argumentó que la seta estrella del parque y por extensión de la lonja, es la chantarella. "Está a la cabeza en las subastas aunque en buenas temporadas también se recoge lengua de vaca, trompetas amarillas, trompeta de los muertos, bolletus y níscalos", enumeró. Además, García indicó que la producción más larga en Los Alcornocales es la de chatarella. "Empieza en octubre y puede acabar en mayo", puntualizó. Aunque el otoño ha estado marcado por escasas precipitaciones, por ahora el invierno parece cambiar la tónica. "La actividad de la lonja depende de la meteorología y de que el invierno sea lluvioso", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios