Empleados de Abril protestan para exigir el pago de sus nóminas

  • La dirección señala que ha sido secundada por una minoría y reitera que la deuda se produce por falta de liquidez tras los retrasos de las ayudas de la Junta

Comentarios 30

Trabajadores de la Coordinadora contra las drogas Abril -una treintena según CCOO y unos 15 según la ONG-, se concentraron ayer durante una hora en las puertas de la asociación en La Estación. Los empleados reivindican el abono de las dos últimas nóminas y las 7 pagas extras desde 2009, cantidades que ascienden a los 6.000 euros por cada trabajador.

El comité de empresa (CCOO, USO y CGT) valoró muy positivamente la protesta e informó que las concentraciones continuarán cada miércoles. El delegado sindical de CCOO, Miguel Esteban Gómez, indicó que la asociación recibe las subvenciones de la Junta pero no paga a sus trabajadores. "No entendemos dónde va tanta cantidad de dinero", añadió el responsable sindical. Además, añadió que el sindicato va a solicitar a la Junta que investigue y fiscalice el dinero público que se destina a las asociaciones.

Miguel Esteban Gómez aseguró que los trabajadores están muy desesperados y algunos se plantean dejar sus puestos de trabajo.

Para la junta directiva de Abril la situación es diferente. El presidente, Juan Antonio Ortiz, aseguró que muy pocos trabajadores han secundado la concentración.

Juan Antonio Ortiz indicó que la junta directiva es consciente de la situación y el problema no es falta de solvencia sino de liquidez, debido al retraso en la resolución de la subvenciones de la Junta. "Han cambiado los criterios y la normativa y a estas alturas aún no existe resolución", añadió Ortiz, quien destacó que las ayudas de la administración son las principales fuentes de financiación de las coordinadoras.

"La Consejería de Empleo nos adeuda más de 120.000 euros, un anticipo de 60.000 euros tendría que haber llegado ya y nos podríamos poner al día", explicó Juan Antonio Ortiz.

El presidente de Abril explicó que se está administrando bien las ayudas tras elaborarse el Plan de Viabilidad 2008-2011, con el fin de adaptar los recursos a la situación económica actual. "Hemos puesto medidas para seguir manteniendo los recursos. Hemos pasado de un centenar de trabajadores a 55 para continuar", apuntó. Por otra parte, consideró que detrás de estas propuestas se encuentran "intereses oscuros para desacreditar a la asociación y a la junta directiva". Asimismo, Ortiz argumentó que la mayoría de los trabajadores conoce la situación y la entiende. "Estamos buscando fórmulas de autofinanciación para no tener tanta dependencia con las entidades", aclaró el presidente del colectivo, quien añadió que se han logrado equilibrar las cuentas sin gastar más de lo que se ingresa.

Finalmente, añadió que además de las nóminas, la ONG tiene que hacer frente a los pagos de la Seguridad Social, IRPF y otras pólizas y créditos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios