El adiós a Amparo Rivelles, una actriz con mayúsculas

Las puertas del teatro Alcázar Cofidis, en Madrid, se abrieron ayer más temprano de lo habitual para despedir a una de sus grandes actrices, ya que el deseo de Amparo Rivelles fue que se le diera el último adiós en el mismo escenario en el que vivió grandes éxitos.

Desde primeras horas de la mañana numerosas personas anónimas y otras relacionadas con el mundo de la cultura y el espectáculo acompañaron a los familiares de la actriz y permanecieron junto al féretro con sus restos mortales situado sobre el escenario, rodeado de grandes coronas de flores, y junto a un retrato de la actriz.

Las puertas se cerraron pasadas las tres de la tarde cuando entre aplausos de las personas que se congregaron en la calle Alcalá, el féretro fue introducido en el coche que esperaba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios