En Las Ventas triunfa Sebastián Castella

  • Rafael Cuesta, banderillero de Morante de la Puebla, resulta cogido de pronóstico grave

El matador de toros francés Sebastián Castella fue el triunfador del la octava de Feria de San Isidro cortando una oreja en cada toro de su lote, en una tarde en la que la llegada de las figuras puso el cartel de "No hay billetes".

Se soltaron toros de la ganadería de "Garcigrande", bien presentados, mansos y descastados a excepción del quinto, pero manejables.

Morante de la Puebla, silencio en ambos. Sebastián Castella, oreja y oreja. Alejandro Talavante, silencio tras aviso y silencio.

El banderillero Rafael Cuesta, de la cuadrilla de Morante de la Puebla, fue herido de gravedad por el cuarto toro de Garcigrande. De acuerdo con el parte médico, firmado por el doctor Máximo García Padrós, cirujano jefe de la Plaza de Toros de Madrid, califica el estado del torero de plata como grave: "herida por asta de toro en el tercio superior de la cara interna del muslo derecho, con una trayectoria descendente de 25 centímetros con destrozos de los músculos abductores, con un orificio de salida en el tercio inferior de la cara posterior. Pronóstico grave. Trasladado a la clínica de La Fraternidad".

La corrida de Garcigrande tuvo muy poco dentro pero los dos toros que más se movieron en la corrida fueron los del lote de Sebastián Castella. El francés con muchas ganas y entrega total en ambos. No fueron faenas macizas pero si las de un torero muy predispuesto que fue recompensado por la cátedra venteña.

Morante de al Puebla apenas pudo pasar de algún destellos con sus toros, además con la franela movida por el aire.

Alejandro Talavante tuvo una tarde tibia en la que el tono que sostuvo ante su primero cayó en picado con su segundo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios