Sánchez-Verdú presenta en la Bienal de Venecia su nueva ópera, 'Aura'

  • El algecireño demuestra su personalidad y su capacidad de innovación con una obra en la que logra un espacio sonoro monumental · La pieza descubre el instrumento 'auraphon', inventado por el músico

Comentarios 1

El músico algecireño José María Sánchez-Verdú presentó anoche en la Bienal de Venecia su nueva y quinta ópera, Aura. El compositor ofreció la enésima muestra de la personalidad con la que reviste sus obras en el teatro Goldoni y en el prestigioso marco de la 53ª edición de la exposición internacional de las artes de la ciudad de los canales.

La Biennale seleccionó la ópera del algecireño para darle cabida en el curso de su festival de música contemporánea. Aura está basada en la novela corta homónima del escritor mexicano Carlos Fuentes.

Sánchez-Verdú descubrió al público veneciano una ópera con formato de cámara, con 18 instrumentos, coro de cinco voces (el grupo vocal Neue Vocalsolisten Stuttgart) y tres solistas: Sarah-Maria Sun (el personaje de Aura, soprano ligera), Truike van der Poel (Consuelo, soprano dramática) y Andreas Fischer (Felipe, bajo). La orquesta fue la Kammerensemble Neue Musik Berlin. La dirección de la obra corresponde a Sussane Ogland y la escenografía es de Mascha Mazur.

El algecireño -autor del libreto, compositor y director musical del proyecto- se inspiró en una novela en la que Carlos Fuentes describe las asombrosas experiencias de un hombre en la casa de una anciana. Felipe es un historiador que accede a un edificio que cree deshabitado, pero en el que halla a Consuelo y a su joven sobrina Aura. Felipe se convierte entonces en empleado de Consuelo, para la que escribe las memorias de su difunto marido. La obra no tarda en difuminar los límites entre la realidad y la ilusión. Se fusionan lo real y lo imaginario y también se entrecruzan el pasado y el presente, que no siguen una cronología lineal.

De cualquier forma, según ha señalado la crítica, la acción escénica es intensa pero incomprensible y es la música la que construye la narración. Mas el discurso musical es poderoso y se habla de "pieza monumental".

"Sánchez-Verdú ha escrito una partitura de timbres sorprendentes, sutiles, inescrutables. Su fantasía nos demuestra que aún hoy en día hay mucho que inventar con el juego de los sonidos. Las vanguardias del siglo pasado no agotaron sus posibilidades, aunque llevaran muchas de ellas hasta el límite", ha dejado manifestado sobre Aura Víctor Pliego de Andrés, catedrático del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

La ópera descubre un nuevo instrumento inventado por Sánchez-Verdú y Joachim Haas en el Experimental Studio de la SWR de Friburgo, el auraphon. Consiste en cinco gongs y tam-tam conectados a los intérpretes y a varios instrumentos mediante un sistema de micrófonos y altavoces. Se producen vibraciones y resonancias controladas desde una mesa de mezclas, lo que también genera oscilaciones de luz.

Aura es una coproducción de la Biennale y los festivales Musik der Jahrhunderte de Stuttgart y el Operadhoy de Madrid, donde se estrenó la obra hace ahora cuatro meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios