Rubalcaba lamenta la lentitud de Zapatero para reestructurar las cajas

  • El candidato socialista admite que la reordenación del sector financiero se debió hacer "antes y más deprisa", aunque admite que es más fácil verlo en retrospectiva

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció ayer que la reestructuración de las cajas de ahorro debió hacerse "antes y más deprisa", en lugar de haber pasado un año "recreándose" en que el sector financiero era "sólido y solvente" puesto que no tenía hipotecas basura.

Según Rubalcaba, en los primeros momentos de la crisis todos los actores públicos y privados optaron por una especie de "nacionalismo bancario" en defensa del sector. No obstante, admitió que esto es fácil verlo "en retrospectiva", de manera que ha restado importancia a su propia crítica. "Cuando uno echa vista atrás siempre encuentra formas mejores de hacerlo, pero las circunstancias son las que son", se justificó. Rubalcaba insistió en que en esta crisis nadie ha hecho predicciones acertadas -"quien diga lo contrario miente", señaló- e ironizó con que le hubiesen "llevado a un frenopático" de haber vaticinado sólo un día antes la caída del banco estadounidense Lehman Brothers en otoño de 2008.

El dirigente socialista se expresó así en un desayuno informativo del Fórum Europa en el que, además, criticó que el presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, estuviese presente en un acto del PP, por considerar que "no es la mejor forma" de avanzar en el objetivo de profesionalizar las cajas. "Si me hubiera llamado la tarde antes de ir al acto del PP le hubiera dicho piénsatelo", señaló.

Rubalcaba aseguró que, si gobierna, tiene las fórmulas para impulsar la creación de empleo y la salida de España de la crisis, y señaló que puede ganar las elecciones porque los votantes "se pensarán bien" cuando vean que tienen que elegir entre quien hace propuestas y quien les pide "un cheque en blanco".

El candidato socialista reprochó al del PP, Mariano Rajoy, que su partido "no tocara" el Impuesto sobre el Patrimonio en los ocho años que gobernó y, por el contrario, recaudase con él "bastante dinerito". Rubalcaba advirtió además a las comunidades autónomas que no quieren cobrarlo cuando se reponga que dejarán de percibir la compensación que les daba el Estado desde que se retiró y que ha sido de 2.000 millones de euros anuales.

El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, apostó ayer por su parte por un Impuesto de Patrimonio de carácter nacional, de manera que "los que más tienen contribuyan con los que menos tienen" y "no para que las autonomías que tienen más lo recauden olvidándose de los que tienen menos como quiere Rubalcaba".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios