Silvia Tortosa, actriz

"He hecho de Tita con el mismo cariño que si fuera yo misma"

  • La actriz que encarna a la Carmen Cervera más actual en la miniserie que se estrena este martes apuesta por el proyecto · "Si hubiera visto algo calumnioso, no hubiera participado", afirma.

Ninguna de las tres actrices que encarnan a Carmen Cervera en sus distintas etapas en la miniserie que hoy estrena Telecinco se le parece tanto como Silvia Tortosa. Será por la edad, porque han tenido vivencias similares o porque Silvia ha recurrido al entorno más cercano de Tita para documentarse. La actriz, desde luego, lo tuvo claro desde que le propusieron el proyecto de La baronesa: el papel de la Carmen más reciente, la del 'no a la tala', la de las desavenencias con su hijo, le iba a corresponder interpretarlo a ella. Por eso lo ha hecho con todo el cariño y respeto.

-¿Es bueno o malo que el papel que le propongan interpretar a una actriz sea el de una persona viva?

-Bueno, es una responsabilidad mucho mayor. Lo cierto es que es la primera vez que un personaje que interpreto puede ver y juzgar mi trabajo. Pero, tratándose de un personaje tan interesante, con tantas vivencias, una actriz a la que le gusten los retos, como yo, no puede negarse.

-¿Lo preparó, entonces, de forma diferente?

-No, lo preparé con el guión por delante, como todos. También hemos recurrido a sus memorias no autorizadas. Pero en absoluto he entrado a internet o he consultado las revistas en hemeroteca para documentarme. Hay tantas informaciones contradictorias que lo único que hubiera conseguido es complicar las cosas. En mi caso, además, como tenemos edades parecidas, ambas hemos vivido esa época que recrea la miniserie; por eso para mí resultó más fácil. Además, resulta que Carmen y yo tenemos un amigo en común, un escritor catalán ya fallecido (por eso no quiero decir su nombre) que en su día estuvo muy cercano, a Tita y sobre todo a su madre. Conoce muy bien la etapa en la que vivieron en la finca de la Costa Brava.Él, en su momento, me contó cosas de su forma de ser, anécdotas, guardando la discreción en todo momento, eso sí. Pero me dio una base fundamental que luego ha resultado que me ha servido en mi trabajo.

-¿Cree que a Tita le sentarán mal algunas partes de esta miniserie? Ha amenazado con demandarles si no está de acuerdo...

-Ella está e su derecho de demandar si no le gusta algo, eso es perfectamente lógico. Pero yo estoy convencida de que no tendrá que hacerlo. Si yo hubiera visto algo calumnioso o de mal gusto, soy la primera que no me hubiera prestado a hacerlo. Entiendo que hay cosas muy recientes de su vida que aún están ahí, a flor de piel, como los problemas que parece que tiene con su hijo. Pero yo he hecho de Tita con el mismo cariño y delicadeza que me gustaría que hicieran de mí, si es que algún día interesa una miniserie sobre mi persona (risas). Ante todo, hemos tenido mucho respeto.

-A pesar de todo, tengo entendido que usted dijo sí enseguida al papel cuando se lo propusieron...

-Absolutamente. Fue un flash instantáneo. A veces tengo intuiciones sobre ciertos proyectos que me proponen. Es mirar el título o comenzar sólo a leer el guión y ya me atrapa. Con este, desde luego, lo tuve clarísimo. Se trata de una vida tan interesante y tan compleja, que ¡qué actriz se atrevería a decir que no! Pero no sólo en este caso. Acaban de proponerme que haga de Lara Turner en el teatro y... no sé si el trabajo saldrá adelante, pero yo he dicho que sí enseguida. ¡Es un personaje tan rico en matices!

-¿Qué rasgo de la personalidad de la baronesa Thyssen destacaría? ¿O qué momento de su vida?

-Resulta difícil porque tiene muchos paralelismos con mi propia vida, no sé si será porque tenemos la misma edad y somos de la misma época. Pero ambas hemos pasado media vida en el extranjero, en Estados Unidos e Inglaterra fundamentalmente. Las dos hemos viajado mucho y conocido otras culturas y costumbres. Las dos tuvimos un marido americano y, curiosamente, las dos lo conocimos en un avión (risas). Pero yo ahora no soy baronesa sino la hija de un taxista. Si tuviera que destacar algo sería la relación de su madre, que fue una pieza fundamental en su vida. Además, es viuda de dos maridos, pero la viudez que más le afectó fue la del barón Thyssen, por supuesto. Él fue el hombre de su vida. Hay una Tita antes y otra después de su relación con el barón Thyssen.

-Habla usted de los paralelismos entre sus vidas. También puede decirse que ambas fueron musas del destape.

-Aunque yo eso lo corté rápido porque aquello suponía una auténtica explotación para la mujer. Servir de carnaza en algunas películas del destape no me hizo ni me hace ninguna ilusión. Pero no hice tantas películas en esa línea. Por eso considero un auténtico despropósito cuando en algún sitio me consideran una 'musa' del destape. Era una época en la que, lamentablemente, tenías que pasar por el aro para hacer películas. Por ese motivo yo estuve mucho tiempo sin hacer cine, porque no me gustaba en absoluto lo que se hacía. Entiéndame, yo el desnudo lo veo algo natural e implícito a mi profesión. Estaba harta, a esas alturas, de ir a clases de natural, donde se ven frecuentemente cuerpos desnudos de hombres y de mujeres. Pero los guiones eran pésimos, las escenas de mal gusto. Eso nunca lo toleré y por eso me desterraron en esa época.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios