Dos propuestas para el aeropuerto de Jerez: saneamiento de la gestión o cierre

  • Un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) plantea el debate de qué hacer con la decena de terminales del país que, como La Parra, son deficitarias y carecen de un tráfico relevante

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) se ha sumado a la incipiente reflexión sobre si el modelo aeroportuario español resulta apropiado para las necesidades del transporte aéreo en nuestro país con un informe que retrata la realidad de la terminal de Jerez. El aeropuerto gaditano está incluido en un grupo de 11 infraestructuras (considerando sólo las que registran más de 300.000 pasajeros anuales) que presentan "resultados operativos negativos, un volumen bajo o muy bajo de pasajeros e inexistencia de rutas importantes en general".

A Jerez le acompañan Asturias, Granada-Jaén, Vigo, A Coruña, La Palma, Santander, Almería, Valladolid, Pamplona y San Sebastián. Sobre los aeropuertos de este grupo, FEDEA expone la necesidad de plantear bien procesos de "saneamiento en la gestión" de cada caso concreto, bien el cierre de la instalación como "medida óptima".

FEDEA es un centro de investigación creado en 1985 con el objetivo de generar análisis "objetivos e independientes" de los sectores y con vocación de promover propuestas económicas y sociales "efectivas". Entre sus patronos figuran ejecutivos de algunas de las principales empresas del país, bancos, energéticas, infraestructuras e instituciones económicas. El estudio Taxonomía de los aeropuertos españoles, elaborado por el Observatorio de transporte aéreo de Fedea, fue publicado en junio de este año como un documento preliminar en un momento en el que el modelo de aeropuertos del país se encuentra sometido a un cambio sustancial, "ya que por primera vez en su historia se prevé la entrada del sector privado, tanto a nivel de financiación como de gestión en los mayores aeropuertos".

Ofelia Betancor, de la Universidad de Las Palmas, y M. Fernanda Viecens, de FEDEA, firman el documento en el que analizan los niveles de tráfico de las principales rutas nacionales e internacionales del país, la situación financiera de cada terminal, la importancia de los tráficos y la cercanía entre los diversos aeropuertos.

En función de estos criterios, se propone una clasificación "preliminar" de los aeropuertos, que quedan distribuidos en tres grupos. En el primero se sitúan las terminales con resultados operativos positivos, alto volumen de viajeros y rutas de importancia. "No plantearían mayores problemas" para el sistema aeropuertos como Palma, Málaga, Alicante, Gran Canaria, Tenerife Sur, Girona, Bilbao y Murcia. Un segundo grupo incluye a terminales con resultados operativos negativos aunque con un alto volumen de pasajeros y que operan rutas relevantes. Entre ellos: Madrid, Barcelona, Valencia, Lanzarote, Ibiza, Sevilla, Tenerife Norte, Fuerteventura, Menorca, Santiago, Reus, Zaragoza y Vitoria. Son aeropuertos, según el informe, "necesarios e importantes" pero que "plantean la necesidad de renovar su modelo de gestión a fin de conseguir resultados positivos".

El tercer grupo, el de aeropuertos deficitarios y sin tráfico, es en el que los analistas sitúan a Jerez. Emplean datos de 2009 para recordar que La Parra alcanzó los 1.079.000 pasajeros, que acumuló un déficit de 12,2 millones de euros y que tiene una deuda imputable de 81 millones de euros. Además, apuntan que la terminal gaditana cuenta con un aeropuerto a una distancia "menor o igual a 130 kilómetros", en este caso, Sevilla. El informe no incluye, sin embargo, los datos de 2010, disponibles desde abril de este año. En el último ejercicio, La Parra registró un déficit de ocho millones de euros -según datos de Fomento- provocado tanto por la amortización de las obras de ampliación que se han desarrollado en los últimos años como por el bajo nivel de tráfico, que cayó hasta 1.040.000 usuarios.

Sobre los aeropuertos deficitarios y sin tráfico relevante, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada expone: "Un resultado operativo negativo podría estar explicado por una baja calidad de la gestión, por un nivel muy bajo de tráfico o por ambos elementos. Para los aeropuertos de este grupo se debería llevar a cabo un análisis más detallado que permita concluir si está justificado llevar adelante un proceso de saneamiento de su gestión o si, por el contrario, la medida óptima incluye el cierre del aeropuerto".

El planteamiento es independiente y claramente contrario a las políticas de Fomento, que sigue invirtiendo de forma decidida en aeropuertos como Jerez, aún en su condición de secundarios. Sin embargo, sí aporta como novedad el reclamar un análisis detallado de la situación de cada infraestructura y el no descartar la opción del cierre para aliviar la carga del Estado.

12,2

11

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios