La economía gaditana creó 90.300 empleos desde 2004

  • La crisis da bocados a un balance positivo. Aunque Cádiz tiene una de las tasas más altas de paro, ha sido de las que más la ha recortado, hay 25.400 parados menos y 65.000 activos más en el mercado

La evolución del paro en la provincia aporta datos dispares, aunque bien mirados no son contradictorios. Si, en general, el comportamiento del empleo en la provincia fue bueno durante los últimos cuatro años (medidos desde el último trimestre de 2003, tal comenzó 2004, al último dato de la Encuesta de Población Activa (EPA) que se posee, que es el del último trimestre de 2007), éste no bastó para colocar a Cádiz en la media andaluza de paro. Se ha creado empleo, se han incorporado 65.000 personas al mercado de trabajo y el paro ha bajado tanto en términos absolutos como relativos. Sin embargo, la crisis del sector de la construcción es ya aparente tanto si se observa la EPA, como los datos del Inem de enero y febrero, bastante peores. Es más, el ritmo de desaparición de empleo en esta provincia está siendo mayor. Hay que considerar, por ejemplo, que en la última EPA se pasó de un 13 por ciento de tasa de desempleo al 17,6, aunque hace cuatro años se estaba en el 25,45 por ciento, con lo cual la diferencia es notable.

No obstante, caben sacar las siguientes conclusiones positivas, que muestran cuatro años buenos de creación de empleo con sombras al final de la legislatura: durante este tiempo la economía gaditana creó 90.300 empleos, de los que 47.900 han sido ocupados por mujeres; el número de personas ocupadas es ahora de 440.000 personas, lo que supone un incremento del 25,82 por ciento, cuando en Andalucía fue del 20,38 por ciento y en España del 16,61 por ciento. Es decir, que Cádiz aprovechó la bonanza para crear empleo a mayor ritmo que el resto. Ello llevó a que el número de parados bajase en 25.400 personas, un descenso del 21,27 por ciento, superior al andaluz y al español, que fue del 14,41 por ciento. Es decir, que el crecimiento de la economía gaditana, que también está avalado por el último informe de renta regional de la fundación Funcas de las cajas de ahorro, tuvo su reflejo en la caída del paro. La tasa de desempleo ha caído 7,84 puntos porcentuales, y es que se partía de una tasa del 25,45% por ciento. Ahora es del 17,6 por ciento. Funcas revelaba que Cádiz figuraba entre las cuatro provincias cuyo PIB creció más en 2007. El número de afiliados a la Seguridad Social también se ha incrementado en 43.047 personas, un 12,5 por ciento.

Ahora bien, la tasa de desempleo se sitúa entre las más altas de España. Aunque en el tercer trimestre de 2007 el índice bajó a un inédito 13 por ciento, siempre se mantuvo por encima de la media española y andaluza, de tal modo que se puede resumir la situación como de buen comportamiento de la economía gaditana a nivel de empleo, pero insuficiente para llegar a los niveles del entorno. Aunque el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, auguró para la provincia de Cádiz el pleno empleo si funcionaban los planes de reindustrialización, su colega de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, rebajó la previsión, y aseguró que un objetivo de Cádiz más realista pasa por acercarse a la media nacional, ahora del 8,6.

Esta reducción de la tasa de desempleo se ha producido a pesar de que la incorporación de activos al mercado de empleo ha sido notable: es decir, que el porcentaje siguió bajando a pesar de la llegada de 65.000 personas con edad y en disposición de trabajar.

Los incrementos de empleo tienen su explicación, básicamente, en dos sectores: la construcción y los servicios, pero sobre todo en este último. En la construcción se crearon 20.000 empleos en estos últimos cuatro años, que son los más fuertes del boom inmobiliario; sin embargo, fueron los servicios los que más aportaron, con casi 70.000. El aumento en la construcción aún sería mayor de no haberse notado la crisis en estos momentos, ya que el número de desempleados en este sector se agravó un 64,52 por ciento en el último trimestre.

Para el futuro inmediato, es decir este 2008, las perspectivas son malas, toda vez que en algunas zonas de la costa la construcción de residenciales ha cesado prácticamente. Las medidas de la Junta para comenzar a construir viviendas sociales no se notará, al menos, en año y medio, de ahí que sea previsible que siga aumentando el desempleo.

Lo que resulta más curioso es el comportamiento en el sector industrial, que durante estos cuatro años ha sufrido la reconversión de los astilleros públicos, del Izar civil se pasó al Navantia militar con el mantenimiento de los tres astilleros, pero con la salida de más de 1.000 trabajadores. Después vino el cierre de Delphi, que afectó a sus 1.600 empleados. La población activa en el sector industrial no ha variado en los cuatro años, pasando de 44.900 a 45.900, y el paro bajó en 900 personas, de lo que cabe concluir que la industria de otras zonas de la provincia, como las del Campo de Gibraltar, así como el sector aeronáutico enmendó lo que hubiera sido un considerable descenso causado por la reconversión naval y el fin de Delphi. No obstante, Cádiz es la provincia andaluza con más parados en el sector industrial: 6.000 personas, lo que supone el 25,64 por ciento de los desempleados andaluces de este tipo de trabajos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios